La CNMV vigila “como prioridad y desde todos los ángulos” la opa de Fridman sobre Dia

Albella no cree que se hayan producido "asimetrías de información"

opa fridman dia
Sebastian Albella, presidente CNMV.

Dia es una empresa en caos en los últimos meses, y más desde que el 15 de octubre lanzó una advertencia sobre beneficios (profit warning, en la jerga), por la que situaba su resultado bruto de explotación (ebitda) entre los 350 y lo 400 millones, frente a los 568 de 2017. Desde el máximo de 4,6 euros por acción de inicios de 2018, llegó a marcar un mínimo de 0,36 euros en diciembre, en medio de dudas sobre su modelo de negocio y su financiación.

La opa a 0,67 euros por acción anunciada el martes por Letterone, el fondo del inversor ruso Mijail Fridman, que entró en Dia en julio de 2017 y que fue subiendo su participación con derivados hasta su actual 29%, ha permitido que Dia se dispare un 69,3% desde el cierre del lunes. Y pese a que ayer retrocedió un casi inapreciable 0,47% se sitúa a 0,727 euros por acción, claramente por encima de la oferta de Fridman.

La CNMV tiene ahora que aprobar la oferta, una vez que Letterone le envíe toda la documentación. El plazo máximo es de un mes, pero no lo apurará. Y el presidente del supervisor, Sebastián Albella, advirtió ayer de que examinará la opa de Fridman sobre Dia "como prioridad y desde todos los ángulos", según recoge Europa Press.

Fridman se ha acogido al apartado "f" del artículo 8 de la normativa de opas. Este exime de que la opa sea a precio equitativo –que en el caso de Letterone sería de 3,73 euros por acción como mínimo– siempre que dueños con al menos la mitad del capital al que va dirigida acepte la oferta. En el caso de Fridman, que controla el 29%, la oferta se dirige al 70% restante y su efectividad está condicionada, por tanto, a que acudan propietarios del 35% del capital.

Albella aseguró ayer que la CNMV está "ejerciendo su función con toda la atención y mucho rigor". Lo hizo en un encuentro con periodistas tras una conferencia organizada por la Asociación para los Mercados Financieros de Europa (AFME), donde destacó también la labor "positiva" que hacen los inversores bajistas al llamar la atención sobre problemas y debilidades de las compañías de modo temprano y evitando que haya precios que no se corresponden con la realidad. A cierre del pasado 21 de diciembre, cuando la CNMV publicó por última vez las posiciones cortas agregadas superiores al 0,2% y no solo las que alcanzan el 0,5%, el 15,55% del capital de Dia estaba en manos de inversores que apostaban por la caída de las acciones.

Albella consideró que la opa se ha realizado de un modo correcto y confió en que no ha habido ningún tipo de información privilegiada. Dia rebotó un 63% en Bolsa el pasado martes, cuando se conoció la operación, pero la CNMV considera que esto es "totalmente natural". Albella aseguró que ha sido un ejemplo de "información confidencial y mantenida con cuidado".

"Estamos investigando todas las partes que se os pueda ocurrir y pidiendo información a quien procede", sentenció Sebastián Albella a los periodistas, según Europa Press.

Normas