El Nasdaq rebota un 20% desde los mínimos de 2018: ¿se acabó el pesimismo?

Continúa un 9% por debajo de los máximos de agosto

Nasdaq pulsa en la foto

Una vez más Wall Street adelanta a las Bolsas europeas. Después de la corrección sufrida en la recta final de 2018, el optimismo ha vuelto a prender entre los inversores y son los índices estadounidenses los que mejor recogen esta tendencia. Pero esta corriente lejos de ser sostenible parece cogida con pinzas y más después de que los últimos datos macroeconómicos corroboren una ralentización de la economía mundial, de la que EE UU no permanece al margen.

Esto no ha sido suficiente para empañar el arranque de ejercicio. En lo que va de año el Dow Jones suma un 8,8% y el S&P 500, un 9%. Por delante se sitúa el Nasdaq con un alza del 11,1%, un índice integrado por compañías tecnológicas y que en los tres últimos meses de 2018 cayó un 17,5%, firmando su peor trimestre en diez años.

Las subidas registradas en el primer mes y medio resultan llamativas, pero más lo es el rebote que experimenta el índice desde los mínimos de 2018, registrados el pasado 24 de diciembre. Desde entonces, el Nasdaq avanza un 19,1%. Es decir, se sitúa a las puertas de entrar en tendencia alcista –que implicaría un alza del 20%–. Esta recuperación solo es comparable con la que experimenta el Russell 2000 que el mismo periodo avanza un 19,8%, mientras el Dow Jones y el S&P 500 recuperan un 16%.

Juan José Fernández Figares, de Link Securities, señala que en el cuarto trimestre de 2018 los valores y sectores más castigados fueron los relacionados con el ciclo económico y los catalogados como de crecimiento, muchos de ellos pertenecientes al sector tecnológico. “Las cotizadas de pequeña y mediana capitalización, que suelen estar más expuestas a la economía estadounidense, fueron también masacradas durante este periodo y son las que han reaccionado con más fuerza al alza durante las últimas semanas”, afirma. Este tipo de compañías son precisamente las que integran tanto el Nasdaq Composite, como el Russell 2000.

Las negociaciones en materia comercial entre China y EE UU y la moderación del mensaje por parte la Reserva Federal han sido los detonantes de las ganancias, una corriente que también ha llegado a Europa pero de manera mucho más suave. El índice que más sube desde mínimos es el Mib que repunta un 10,7%. Patricia García Sánchez, analista de Macroyield, afirma que esto se ha visto complementado con una campaña de resultados “más benévola” de lo esperado. Un buen ejemplo de esto lo representa Apple, que si bien comunicó una caída de los ingresos (-4,5%) y del beneficio (-0,5%), los inversores recibieron las cuentas con subidas en Bolsa (el día después avanzó un 6,8%). Después del anuncio de profit warning, los inversores se habían puesto en lo peor.

“Pese a haber subido cerca de un 20% desde mínimos, el Nasdaq se sitúa un 8,7% por debajo de los máximo del pasado agosto”, explica García. “Que continúe rebotando hasta ese nivel dependerá en gran medida de en qué queden las relaciones comerciales”, añade. La experta señala que recuperar los niveles de hace seis meses no será una tarea sencilla y más ahora que las empresas no cuentan con el impulso que supuso para sus resultados la rebaja de impuesto de Donald Trump.

Más optimismo muestra Buy & Hold, que después de muchos años huyendo del sector tecnológico lo ha convertido ahora en su opción preferida. La firma incluye entre sus principales apuestas de inversión a gigantes tecnológicos como Amazon, Facebook o Alphabet (Google).

No obstante, todo este optimismo podría irse por la borda si la Fed cambia de rumbo y opta por una subida de tipos agresiva o las negociaciones entre EE UU y China caen el punto muerto. En esta situación, desde Lyxor AM, la gestora de Société Générale, creen que la recesión se aceleraría, aunque en su escenario base la retrasan a 2020.

Normas