El PP fuerza al Gobierno a renovar por decreto el Consejo de Seguridad Nuclear

Casado rechaza la entrada de Podemos en el consejo y en caso de bloqueo el Ejecutivo podrá nombrar las cuatro vacantes

Central nuclear de Cofrentes (Valencia).
Central nuclear de Cofrentes (Valencia).

El Partido Popular nunca pacta la renovación de instituciones que ya controla”, critican fuentes políticas consultadas sobre los ceses que se han producido en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y los que se avecinan. De los cinco miembros que componen el consejo de este organismo, uno, Jorge Fabra, representante por el PSOE, ha abandonado su puesto al cumplir el 2 de febrero la edad reglamentaria, 70 años.

 Al propio presidente, Fernando Marti, ya le caducó el mandato el pasado 28 de diciembre y está desde entonces en situación de internidad. Además, hay otros dos, Fernando Castelló y Rosario Velasco, a los que les cumple el próximo día 20. Aunque Velasco fue elegida por el PSOE, en la práctica “vota con el PP”, indican las mismas fuentes. Por tanto, solo podrá seguir el quinto miembro, Javier Dies LLovera, que se incorporó en octubre de 2015. La norma fija un único mandato de seis años para los miembros del CSN.

Ante la situación generada, desde el pasado mes octubre, el PSOE viene buscando con el PP un acuerdo para la renovación del consejo. Algo complicado teniendo en cuenta que los populares ya tienen la mayoría, que la normativa, a diferencia de la CNMV, permite que los miembros continúen sine die pese a haber caducado su mandato y que el único consejero socialista se ha tenido que jubilar.

En el PP dicen estar dispuestos a pactar las cuatro vacantes pero rechazan de plano que uno de los puestos lo ocupe, como propone el PSOE, un representante de Podemos, Francisco Castejón, físico y miembro de de Ecologistas en Acción. A cambio, plantean elegir un independiente que no incline tanto la balanza hacia candidatos antinucleares. Ello a pesar de que el partido que lidera Pablo Iglesias tiene una amplia representación parlamentaria (70 escaños) y que en su día se dio entrada al consejo a miembros propuestos por un partido como CiU, con apenas dos o tres escaños.

En círculos socialistas consideran que el rechazo al representante de Podemos es “una mera excusa, pues lo que quisiera el PP es que se mantuviera la situación de provisionalidad hasta después de unas posibles elecciones”.

Sin embargo, el reparto de fuerzas en la Comisión para la Transición Ecológica del Congreso no va a permitir a la formación de Pablo casado empantanar la situación. Aunque es el Consejo de Ministros el que nombra a los consejeros (en una situación normal, pactados previamente por los grupos políticos), estos deben recibir el respaldo de tres quintos de dicha comisión.

Se da la circunstancia de que ni el bloque del PSOE/Podemos  ni el del PP/Ciudadanos suman ese porcentaje por lo que, de no lograrse antes un acuerdo, los candidatos no podrían ser ni nombrados ni vetados. En ese caso, el Gobierno podría designarlos vía real decreto. Para ello dispone de un mes desde el momento en que apruebe la lista y la envíe al Congreso.

“¿Se atreverá Pedro Sánchez a nombrar a dedo a cuatro de los cinco consejeros del CSN?”. Hay quien cree que no lo hará por ser un porcentaje muy elevado, pero no falta quienes aseguran que sí lo hará, pues el organismo se enfrenta al proceso de desmantelamiento programado del parque nuclear entre 2025 y 2035 y a los permisos de varias plantas a corto plazo.

 

Una década clave

En el PP, pero también en ciertos sectores del PSOE, considieran que la futura renovación del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) debe hacerse con tacto y buscar el equilibrio en las posiciones de los consejeros ante una energía tan polémica y politizada.

Sin embargo, no falta quien critica estas posiciones alegando que el CSN no toma desiciones sobre política nuclear, pues su función es únicamenta la de velar por la seguridad de las instalaciones.

Según el acuerdo para el cierre ordenado del parque al que han llegado la ministra de Transición Ecológica, y las tres grandes eléctricas, las centrales se cerrarán entre 2025 y 2035. Queda por conocerse el orden de los escalones.

Normas