BlackRock aprovecha las caídas en Bolsa para reforzarse en BBVA y Santander

Invierte 277 millones en el banco de Ana Botín y 233 millones en el de Carlos Torres

BlackRock

El varapalo que ha infligido la Bolsa a la banca tras la presentación de las cuentas de 2018 ha servido, sin embargo, de acicate para los grandes fondos internacionales. Las seis entidades que engrosan el Ibex han perdido 5.200 millones de capitalización en dos jornadas, unos descensos que han atraído a la mayor gestora del mundo, BlackRock. Ha aprovechado para reforzarse como primer accionista de ambas entidades.

Según ha comunicado al regulador, BlackRock ha adquirido unas 68,82 millones de acciones del Santander. Al cierre de ayer, a 4,03 euros por acción, supone una inversión de unos 277 millones. Así, esta gestora estadounidense pasa de controlar un 5,58% al 6% del capital. Es decir, supone una exposición al banco que ronda los 4.000 millones de euros.

En cuanto a BBVA, BlackRock ha adquirido 45,76 millones de acciones, valoradas en 233 millones de euros según los precios del mercado de ayer, a 5,17 euros. Esta gestora estadounidense pasa de controlar un 5,93% a un 6,6%. Este paquete accionarial vale en Bolsa unos 2.280 millones.

En los últimos meses, esta gestora norteamericana ha ido reduciendo progresivamente su apuesta por Santander. La última vez fue en diciembre, cuando vendió una pequeña parte de sus títulos y pasó de tener un 5,69% a un 5,58%. Hace un año controlaba un 6,09%, un umbral al que ahora se queda a las puertas, según los registros de la CNMV.

No ha sido así en BBVA, donde su participación permanece intacta desde octubre de 2017. Entonces BlackRock decidió reducir ligeramente su apuesta por este banco y pasó del 5,94% al 5,93%. Un porcentaje que ahora supera ampliamente hasta alcanzar su mayor exposición al banco pilotado por Carlos Torres de la historia.

BlackRock aprovecha así un momento de debilidad de los dos grandes colosos financieros nacionales. Por un lado, las dudas arrecian sobre Santander en el arranque del año ante el fichaje frustrado de Andrea Orcel como consejero delegado y las disputas para hacerse con su Ciudad Financiera. BBVA, por su parte, está en la picota tras filtrarse que el anterior presidente de la entidad contrató los servicios del comisario Villarejo para pinchar los teléfonos de altos políticos y ejecutivos del país y parar así el intento de Sacyr, Abelló y otros magnates por hacerse con el banco.

Desde que presentó sus últimos resultados, el pasado jueves 31 de enero, las acciones de Santander se devalúan un 4,39%. Esto le supone perder unos 3.000 millones de valor en Bolsa. BBVA, pese a subir un 11% en Bolsa en lo que va de año, cae un 29% en los últimos doce meses.

Normas