La mayor gestora de fondos del mundo lo tiene claro: en 2019 subirá la Bolsa

La firma estadounidense apuesta por las firmas tecnológicas y las del sector de salud

Manuel Gutiérrez-Mellado, responsable de ventas de BlackRock en España.
Manuel Gutiérrez-Mellado, responsable de ventas de BlackRock en España.

La mayor gestora de fondos de inversión del planeta, BlackRock, con 6,3 billones de dólares de activos bajo gestión, ha emitido sus recomendaciones para 2019. Basándose en las predicciones de su instituto de estudios y en la visión de sus gestores, la firma esboza cuál es el panorama que espera para el siguiente ejercicio. En su análisis hay dos ideas claras: la Bolsa seguirá siendo la inversión atractiva, y no se verá recesión en la economía de Estados Unidos hasta 2021.

"Después de un 2018 muy complicado, esperamos que el próximo ejercicio haya retornos positivos tanto en renta variable como en renta fija", ha explicado Manuel Gutiérrez-Mellado, miembro del equipo de ventas de BlackRock en España y Portugal, al presentar las previsiones elaboradas por el BlacRock Investment Institute. "Este ejercicio que termina ha sido excepcional, porque muy pocas veces en la historia han ido mal al mismo tiempo los bonos y las acciones. Pero para 2019 sí que esperamos que suban, moderadamente, los mercados de renta fija y variable".

Aunque desde la firma se reconoce que el crecimiento mundial presenta síntomas de desacelación, consideran que "la fortaleza de la economía de Estados Unidos" junto con "la política fiscal y monetaria que ha puesto en marcha el Gobierno chino", son bazas suficientes como para que no haya un frenazo brusco en los beneficios empresariales.

Según las estimaciones de la firma, es más probable que la economía norteamericana entre en recesión a partir de 2021 (53% de probabilidad), a que esto ocurra en 2019 o en 2020.

Por geografías, el equipo de análisis de BlackRock prefiere la Bolsa de Estados Unidos a la europea. "La política monetaria de la Reserva Federal está siendo muy prudente y, tras las correcciones que hemos vivido en Bolsa en los últimos meses, creemos que las valoraciones de las compañías norteamericanas han vuelto a ser atractivas", apunta.

Gutiérrez-Mellado también recuerda que en los años finales de los ciclos económicos, la inversión en renta variable acaba mereciendo la pena. Salir del todo de Bolsa al considerar que el ciclo está cerca de agotarses es un error que se acaba pagando. "Creemos que las acciones de Estados Unidos, bien seleccionadas, compensarán el riesgo asumido".

En cambio, la firma recomienda a sus clientes infraponderar la inversión en Bolsa europea. "Vemos que sigue habiendo unos riesgos geopolíticos evidentes, que ponen en cuestión la integración europea", apunta Gutiérrez-Mellado. "Las negociaciones sobre el 'Brexit', el enfrentamiento entre Bruselas y el Gobierno italiano, el auge del populismo... son temas que añaden incertidumbre a los mercados".

En cuanto a los sectores, BlackRock se decanta por el tecnológico ("que, tras las correcciones, presenta un precio atractivo") y por el sector de la salud (farmacéuticas, biotecnológicas, gestoras hospitalarias...).


Estrategia

Ante la final del largo ciclo económico, los expertos de BlackRock están recomendado a sus clientes una estrategia de extremos (conocida como estrategia Barbell, en la jerga). Se trata de concentrar el grueso de la cartera en renta fija a largo plazo, "que pueda reaccionar con solidez en caso de bruscas correcciones del mercado", y buscar algo de rentabilidad con una pequeña parte de la cartera que busque activos de riesgo.

Dentro de esa parte más arriesgada, desde BlackRock recomiendan buscar oportunidades en Bolsa de países emergentes ("se ha quedado a precios atractivos después de pasar un año difícil"), así como como compañías que tienen un perfil value (firmas que cotizan con fuertes descuentos frente a sus competidoras".

En la parte central y más conservadora de la cartera, la gestora recomienda comprar compañías de la máxima calidad: con balances sólidos, una probada capacidad de generación de beneficios, poca deuda y un equipo gestor contrastado.

Normas