Transporte

La Audiencia Provincial de Madrid tumba la demanda de los taxistas contra Cabify por competencia desleal

Dada su condición de mera mediadora entre el cliente y el conductor del vehículo

Un grupo de taxistas rodea a un coche de Cabify en Barcelona.
Un grupo de taxistas rodea a un coche de Cabify en Barcelona.

La Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado en su integridad el recurso de apelación que presentó la Federación Profesional del Taxi de Madrid contra la sentencia del juzgado de lo Mercantil nº 12, que estableció que la empresa Maxi Mobility no ejercita su actividad, a través de la plataforma Cabify, en régimen de competencia desleal, "dada su condición de mera mediadora entre el cliente y el conductor del vehículo". Así lo establece en un auto, al que ha tenido acceso CincoDías.

Los magistrados de la Sección 28 de la AP ratifican también, como se señaló en primera instancia, que Maxi Mobility (una filial de Cabify) obtenga una ventaja competitiva frente a sus competidores al utilizar la citada plataforma.

En el primer supuesto, la Audiencia Provincial de Madrid aclara que “de las normas de cuya presunta infracción se trata no resultaría obligación alguna para Maxi Mobility, dada su condición de mera mediadora, sino para aquellos con los que dicha entidad tiene contratada la prestación de los servicios de arrendamiento de vehículo con conductor que a su vez Maxi Mobility ofrece a los usuarios registrados de la plataforma Cabify a través de la cual ejerce su actividad”.

En la misma línea, los magistrados manifiestan que “la catalogación de las actividades de mediación como categoría autónoma de ‘servicios en el ámbito de los transportes’ encuentra claro reflejo en la LOTT, que dedica a las mismas un capítulo específico”. En su redacción originaria –continúa la resolución-, la vigente cuando Maxi Mobility comenzó sus operaciones, uno de los artículos establecía que las funciones de mediación entre los usuarios del transporte y los transportistas únicamente podían ser realizadas por las agencias de transporte debidamente autorizadas, para precisar, más adelante, en el artículo 122, que el “ejercicio de las funciones correspondientes a la actividad de agencia de viajeros será realizado por las agencias de viaje”.

Maxi Mobility obtuvo la correspondiente habilitación administrativa como agencia de viaje para el ejercicio de dichas funciones y el hecho de que con posterioridad desapareciesen en la ley las referencias a las funciones de mediación en la contratación de transportes de viajeros y a la atribución en exclusiva de tales funciones a las agencias de viaje, “no es otra cosa que reflejo del propósito confeso de liberalizar plenamente la intermediación en la contratación de transportes de viajeros, sin perjuicio de la regulación de las agencias de viajes en el ámbito turístico, expresado en la exposición de motivos”, dice la sentencia.

Tras esta sentencia, el colectivo de taxistas ha sido condenado a pagar las costas.

Hoy también se ha conocido que un grupo de 753 taxistas han presentado, a través de la Plataforma Integral del Taxi, otra demanda por competencia deslegal. En este caso contra Uber, Cabify y otras compañías VTC, como Ares Capital, Cibeles Comfort y Gesstaxi Gestión, según informa Europa Press. Así lo ha explicado el portavoz de Élite Taxi Barcelona, Alberto 'Tito' Álvarez, que detalló que la demanda telemática se interpuso este jueves y este viernes acuden al juzgado a presentar toda la documentación. 

El grupo de taxistas asegura que con esta acción quieren defender al sector como "servicio público de interés general". Y amenazan con llevar a cabo una querella criminal, al asegurar que tienen pruebas sobre presuntos casos de "estafa masiva, fraude de ley y manipulación del precio de las cosas", y ante la "burbuja que han creado en el mercado", señala la citada agencia.

 

 

Normas