Sabadell cae un 9% en Bolsa tras perder un 54% de sus beneficios por TSB

Oliu carga contra la tasa Tobin y dice que los Presupuestos sobre el papel son “fiscalmente responsables”

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, durante la presentación de los resultados económicos correspondientes al ejercicio 2018.
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, durante la presentación de los resultados económicos correspondientes al ejercicio 2018.

Banco Sabadell se desploma en Bolsa más del 9% y se convierte en el claro farolillo rojo del Ibex en un día en el que la entidad financiera ha publicados sus resultados de 2018, un período en el que el banco ganó 328 millones de euros. Este beneficio, en línea con las previsiones de los analistas, es la mitad de lo ganado un año antes cuando se embolsó unas ganancias netas de 717 millones de euros.

La crisis informática de su filial británica TSB ha supuesto pérdidas extraordinarias netas de 384 millones de euros entre gastos extraordinarios e indemnizaciones a clientes. Además, la entidad ha provisionado por la venta de cartera inmobiliaria otros 177 millones de euros.

De esta forma, Banco Sabadell cerró el ejercicio con un beneficio atribuido de 328,1 millones de euros, un 54,2% menos que en 2017, como consecuencia de estos problemas de la migración tecnológica de su filial británica y al haber asumido los costes extraordinarios para culminar la limpieza de su balance con casi dos años de adelanto sobre su plan estratégico. Sin estos atípicos, el beneficio del grupo habría crecido un 9,6% en 2018, explica la entidad.

El presidente del banco, Josep Oliu, aseguró que, pese a la caída del beneficio en 2018 el grupo no tiene previsto modificar el plan estratégico 2019-2021 en España, aunque sí lo hará en TSB una vez que desembarque la nueva consejera delegada, Debbie Crosbie. Además, este banco deberá mejorar su eficiencia.

Oliu reconoció que la filial británica “ha perdido un año” de actividad comercial y los resultados de 2019 serán “menores” de los que esperaban. Pese a ello, la aportación a resultados será “limitada” pero “positiva”. Oliu admitió que la complejidad de la migración de la plataforma tecnológica de TSB fue más costosa y difícil de lo esperado, pero aseguró, como también lo hizo el consejero delegado, Jaume Guardiola, que la entidad ya ha completado con éxito su integración y ya se beneficia de sus ventajas.

La mejora del resultado de Sabadell en España sin tener en cuenta los efectos negativos para la cuenta del saneamiento del ladrillo, se sustenta en el empuje de la actividad comercial con clientes donde, por vez primera desde el inicio de la crisis, el crédito bruto crece en lugar de disminuir, en un 1,5% a escala grupo o hasta el 3,5% de no incluir TSB.

Los resultados están levemente por encima de las previsiones de los analistas, que esperaban 78,9 millones de euros de resultado trimestral frente a los 80,3 presentados. Las acciones, aunque abrieron con ligeras caídas, pasaron después a presentar descensos de calado, más allá del 4%. En el negocio típico del banco, el margen de intereses se ha mantenido, creciendo un 0,3% hasta los 6.375 millones de euros, mientras el crédito ha crecido el 1,3%. Los depósitos de clientes han crecido más rápido, un 1,6%.

En la presentación de resultados de TSB, la filial ha anunciado la supresión de los bonus para sus directivos. Richard Meddings, presidente ejecutivo, ha intentado enfriar las especulaciones sobre una eventual segregación de TSB del grupo español, según Reuters, comentando que las relaciones son armoniosas. TSB ha cerrado el ejercicio con una pérdida de 120 millones de euros, incluso después de derivar a la matriz costes relacionados con el caos informático por 180 millones.

El grupo Sabadell cierra el año con una morosidad del 4,22%, casi un punto menos que hace un año, al recortar los activos dudosos en 7.846 millones de euros (sin contar TSB),  hasta los 6.554 millones, un 17,4% menos. El banco anunció en 2018 la reducción de carteras institucionales por 5.800 millones de euros, tras lo que la cobertura de activos problemáticos se sitúa en el 52,1%, con una cobertura de dudosos del 54,1%.

Sobre el ratio de capital, lo ha mejorado como pide el BCE. Su CET1 fully loaded se eleva al 11,3% impulsado por la venta de su ladrillo y de la plataforma Solvia. El banco ha aprobado un dividendo complementario en efectivo de 0,01 euros por acción, que se suman a los ya distribuidos 0,02 euros por acción; en total suma 0,03 euros por acción, lo que deja un pay out del 50%. Los resultados, no obstante, no han gustado al mercado, ya que su acción cerró con una caída del 9,09%. Oliu explicó que “cada día que baja (la acción) es mejor inversión”.

El saldo del crédito del grupo ha crecido el 3,2% interanual y un 6% sin incluir TSB, principalmente por la actividad en España. El crédito de nueva producción a empresas aumenta un 7% hasta los 55.594 millones de euros; y los préstamos hipotecarios nuevos mejoran un 17,5% hasta los 4.024 millones de euros.

En cuanto a solvencia, Sabadell ha cerrado el año con un ratio de capital del 11,3% en términos fully loaded, considerando la plena aplicación de las exigencias regulatorias. Esta mejora se debe, en parte, a la venta de su ladrillo y de su plataforma Solvia. El banco ha aprobado un dividendo complementario en efectivo de 0,01 euros por acción, que se suman a los ya distribuidos 0,02 euros por acción; en total suma 0,03 euros por acción, lo que deja un pay out del 50%. Los resultados, no obstante, no han gustado al mercado, ya que su acción cerró con una caída del 9,09%. Oliu explicó que “cada día que baja (la acción) es mejor inversión”. 

Oliu apoyó el viernes “las cuentas del Gobierno, al menos sobre el papel, son fiscalmente responsables”, porque pretenden “llegar al cumplimiento de los requisitos de déficit que España tiene comprometidos con Europa”. Pero se mostró crítico con el nuevo impuesto sobre transacciones financieras, la tasa Tobin, incluido entre las reformas fiscales decididas para garantizar el aumento de los ingresos en dichas cuentas para el Estado en 2019. “Es un impuesto que distorsiona el libre funcionamiento del mercado”.

Vegara, consejero ejecutivo

Responsable de riesgos. El exsecretario de Estado de Economía, David Vegara, ha sido designado responsable de riesgos de Banco Sabadell, por lo que este economista, que ya era consejero de la entidad, tendrá ahora consideración de consejero ejecutivo. El banco, como lo ha hecho Banco Santander (aunque en menor medida de lo previsto), y BBVA, ha modificado el reparto de funciones de su cúpula, para repartir las funciones ejecutivas de acorde a lo exigido por el BCE.

DBRS. Pese al desplome en Bolsa de Sabadell y de CaixaBank, la agencia DBRS ha valorado positivamente los “sólidos” resultados y la limpieza de balance de BBVA, CaixaBank y Sabadell.

Normas