MMC y Sonatrach se alían en el sector de mantenimiento marítimo

Pacto de alcance internacional para operar en infraestructuras bajo el agua

Los buzos de MMC pueden bajar a 110 metros de profundidad con equipos especiales.
Los buzos de MMC pueden bajar a 110 metros de profundidad con equipos especiales.

La multinacional Sonatrach y la empresa Montajes Marítimos Cadagua (MMC) han puesto en marcha una alianza de alcance internacional en el sector del mantenimiento de instalaciones bajo el agua. 

El acuerdo se ha materializado a través de una sociedad conjunta que operará en un mercado reservado a pocas compañías en el mundo por las dificultades de realizar labores técnicas en el ámbito off shore. 

Toufik Hakkar, vicepresidente de Desarrollo de Negocio de Sonatrach, y José Ignacio González, director general de MMC, rubricaron el pacto en la sede en Argel de la corporación del gas y del petróleo. 

La compañía con sede en Bilbao es desde hace años uno de los proveedores de referencia del grupo argelino en el mantenimiento de sus oleoductos y gasoductos submarinos. Con la alianza, MCC refuerza su presencia en Argelia y cuenta con un socio de referencia para extender sus actividades por todo el mundo. 

Con 24 trabajadores, la empresa vizcaína tiene previsto ampliar su plantilla en nueve profesionales. En Argelia cuenta con una docena de empleados y en Catar, otro de sus principales mercados, con cuatro más. En el país de la península arábiga también tiene otra alianza, en este caso con un socio local.  

Los buzos de MMC pueden realizar trabajos de mantenimiento a noventa metros de profundidad. Entre sus equipos cuenta con unos “torpedos” o “scooters” que transportan bajo el agua a los buzos, que los dirigen como si fueran motos acuáticas, en este caso submarinas. 

Estos técnicos limpian y despejan los oleoductos y gasoductos porque el entorno salino mueve mucha arena y algas, por no hablar de los crustáceos, que acaban sepultado los tubos.  

Hasta los diez metros de profundidad no hay problemas, pero para lograr trabajar a noventa metros MMC cuenta con un sistema de equipos estancos. Los buzos descienden en su interior y solo salen para trabajar.   

Este proceso elimina los problemas de descompresión y garantiza la seguridad de los técnicos, que además no tienen que estar emergiendo cada cierto tiempo. Con estas “campanas de descompresión”, los buzos han podido trabajar a 110 metros de profundidad.  

MMC cuenta también con robots para inspeccionar las instalaciones submarinas. Son controlados desde la superficie y graban la situación de las tuberías para valorar el nivel de mantenimiento que necesitan. 

Entre la tecnología con la que opera la empresa vasca, los buzos incorporan en sus gafas una guía de comunicación con el exterior que no pierde contacto con la superficie, desde se controlan sus movimientos y situación para garantizar que no hay problemas.  

La compañía vizcaína, con cinco años de trayectoria, también trabaja en el mantenimiento de desaladoras. Cuenta con certificados de buena ejecución de sus trabajos, casi siempre en zonas de difícil acceso, por parte de corporaciones como CLH, Acciona, Tedagua y Fertial, entre otras. En Catar ha desarrollado varios proyectos de mantenimiento, por ejemplo en el Puerto de Hamda.  

Su actividad también incluye la limpieza de la parte sumergida de los buques con un sistema de cavitación, que expulsa agua a presión con burbujas especiales contra el casco de la nave. 

Normas