Once empresas de la Bolsa española invertirán 2.500 millones en acciones propias

Mediaset, Coca-Cola European Partners y Talgo adquirirán entre el 9,9% y el 16,5% para reducir el capital y subir el beneficio por título

Recompras acciones autocartera pulsa en la foto

Una de las fórmulas de las empresas para retribuir a sus accionistas es la recompra de títulos propios. Mediaset se dispara un 7,8% desde que anunció el jueves la inversión en sí misma de hasta 200 millones de euros con el objetivo de eliminar (amortizar, en la jerga) los títulos adquiridos y elevar así su beneficio por acción. Once compañías que cotizan en la Bolsa española disponen de planes de recompra en vigor por un importe máximo de unos 2.500 millones de euros.

Además del grupo audiovisual, están en la lista Acerinox (66 millones de euros), Talgo (100), Logista (4,9), Naturgy (400), Vidrala (16), Ercros (12), ArcelorMittal (280 millones de dólares, equivalentes a unos 246 millones de euros), Zardoya Otis (63), Coca-Cola European Partners (1.500 millones de dólares, que son unos 1.319 millones de euros) y Lar, con 30 millones de euros (véase gráfico).

Casi todas las compañías cotizadas aprueban en sus juntas la posibilidad de comprar una parte de su capital –el máximo que permite la ley es el 10%– y pueden adquirir títulos en el mercado si así lo desean. No tienen la obligación de hacer públicas esas adquisiciones.

Pero la mejor práctica, el puerto seguro que garantiza el cumplimiento absoluto de la normativa europea de abuso de mercado, es comunicar el plan de recompra a la CNMV. Y así lo hacen una parte significativa de las cotizadas. Es más, conforme a la normativa, informan al supervisor cada vez que ejecutan una compra al amparo de esos programas de adquisición de autocartera.

Repsol, Ferrovial, ACS e Iberdrola compensan las ampliaciones de capital liberadas que han empleado para retribuir a sus socios

La mayor parte de los planes de recompra de acciones propias activados está destinada a amortizar posteriormente ese capital, como en el caso de Mediaset.

Las consecuencias de este objetivo son triples. Primera, el efecto en el mercado de las compras, que puede existir pese a que las condiciones de las operaciones deben estar meridianamente claras (léase, un precio máximo por acción y un porcentaje del volumen medio diario, entre otras). Segunda, el aumento del beneficio por título al destruir una parte del capital. Y tercera derivada, un mayor dividendo si la empresa mantiene el porcentaje del beneficio que entrega a los accionistas.

Mediaset, Acerinox, Talgo, Naturgy, Vidrala, Ercros, Coca-Cola European Partners y Lar se proponen reducir su capital social. Se produce ahora la tendencia contraria a las ampliaciones de capital liberadas, en las que las compañías emitían acciones nuevas que entregaba a sus socios sin ningún coste para ellas. En 2009, Santander inició la fórmula del denominado scrip dividend, en el que el banco se comprometía a recomprar los derechos de suscripción a un precio determinado.

BBVA, CaixaBank, Popular, ACS, Iberdrola, Acerinox, Repsol, Faes, Almirall y Ferrovial, entre otras firmas, utilizaron también esta fórmula, ahora menos empleada. Entre las compañías que mantienen este modo de retribución está Iberdrola, que concluyó el pasado junio una amortización de acciones propias valoradas en cerca de 1.300 millones de euros y equivalentes al 3,081% de su capital. Lo mismo ocurre con Repsol, que finalizó en noviembre la eliminación de títulos por casi 1.100 millones de euros, equivalentes al 4,31% del capital. Ferrovial también ha amortizado acciones para compensar el efecto dilutivo de su scrip dividend. ACS, a diferencia de las tres empresas anteriores, no utiliza planes específicos de recompra, pero sí elimina el mismo número de títulos que emite para retribuir a sus accionistas.

IAG, por su parte, amortizó en octubre títulos en los que se había gastado 500 millones de euros. Amadeus, que ha comprado esa misma cantidad en títulos propios, se propone amortizar esas acciones una vez se lo autorice su próxima junta de accionistas, aunque ha cancelado el segundo tramo del programa de recompra por un máximo de otros 500 millones de euros, cuyo inicio estaba previsto para el próximo 1 de abril.

Sin embargo, no todas las recompras se ejecutan con el objetivo de retribuir al accionista. ArcelorMittal y Logista adquieren los títulos para cubrir los planes de retribución para directivos, mientras que Zardoya Otis realizará “operaciones de adquisición de sociedades (o en cumplimiento de los acuerdos de adquisición ya existentes)”. En los primeros nueve meses del año 2018, el fabricante de ascensores adquirió tres firmas: Limarlift, LV3 e Integra Ascensores.

Normas