Caen las emisiones corporativas en EE UU: es una señal bajista

Parte se explica por el recorte de las inversiones previstas por la guerra comercial y el cierre del Gobierno

Gráfico de la Bolsa de Nueva York.
Gráfico de la Bolsa de Nueva York.

Las empresas de EE UU están emitiendo mucha menos deuda. Aunque el aumento de las ganancias gracias a la reforma fiscal es parte de la explicación, otra es el recorte de las inversiones previstas por la guerra comercial y el cierre del Gobierno.

Las empresas vendieron poco más de 1,3 billones de dólares en bonos en 2018, una caída de más de 300.000 millones respecto a 2017 y el nivel más bajo en siete años. Los préstamos con grado de inversión se redujeron casi un 16%, mientras que las ofertas de alto rendimiento se desplomaron más de un 40%. Además, la emisión total ha bajado casi un tercio en lo que va de año respecto al mismo período del año anterior.

No es malo del todo. Las empresas no financieras de EE UU han aprovechado los tipos históricamente bajos para aumentar su deuda colectiva a un récord del 74% del PIB a fecha de 2017, por lo que se necesita un respiro.Además, los recortes fiscales han engrosado las arcas de las empresas, reduciendo la necesidad de pedir prestado. Los analistas esperan que los beneficios del S&P 500 suban un 23% este año, la mejor cifra desde 2010. Los primeros resultados del cuarto trimestre, como los de American Airlines y Southwest Airlines, han sido positivos.

Sin embargo, se prevé que las ganancias del S&P crezcan menos del 3% en el primer semestre. En teoría, las empresas se endeudarían para financiar la inversión si esperaran un crecimiento sólido. Pero Moody’s Investors Service pronostica que los préstamos subirán solo un 3% en 2019.

Las razones son el punto muerto comercial China-EE UU y el paro parcial del Gobierno, que dura ya casi un mes. La confianza de los CEO alcanzó su punto más bajo en seis años en el cuarto trimestre. El índice ISM de nuevos pedidos manufactureros cayó en diciembre, y Bank of America Merrill Lynch espera que el auge del gasto de capital de 2018 se desvanezca en este semestre. La reducción de los préstamos corporativos debería ayudar a mantener bajos los tipos, un objetivo clave de Trump. Pero en general, la caída de las emisiones es una señal bajista.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas