Telefónica acuerda la venta de sus filiales en Guatemala y El Salvador a Slim para reducir deuda

La operación tiene un valor de 570 millones de euros, deuda incluida, y una plusvalía estimada por la teleco de 120 millones

Sede de Telefónica en Madrid.
Sede de Telefónica en Madrid.

Nuevo paso de Telefónica en el proceso de desinversiones para reducir deuda. La operadora comunicó este jueves que su filial Telefónica Centroamérica Inversiones, participada en un 60% por el grupo español y un 40% por Corporación Multi Inversiones, ha alcanzado un acuerdo para la venta de sus divisiones en Guatemala y El Salvador a América Móvil, la compañía mexicana controlada por Carlos Slim, histórica rival de la propia Telefónica en el conjunto de Latinoamérica.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Telefónica indicó que el importe agregado de la transacción (enterprise value) para ambas compañías es de 648 millones de dólares estadounidenses (unos 570 millones de euros). De ellos, 293 millones de euros corresponden a Telefónica Guatemala y 277 millones a Telefónica El Salvador.

La transacción implica un múltiplo implícito para el importe total de la transacción de aproximadamente 9,7 veces el Oibda de 2018 estimado de las dos compañías. La plusvalía antes de impuestos y minoritarios se estima que ascenderá, aproximadamente, a 120 millones de euros, atribuible mayoritariamente a Telefónica El Salvador.

El importe para Telefónica es de 342 millones de euros dada su citada participación del 60% de las compañías. Dicha cifra incluye caja y deuda, si bien en este caso el endeudamiento es muy bajo.

La operadora española precisó que el cierre de la venta de Telefónica Guatemala tuvo lugar este jueves, si bien el cierre de la transacción de Telefónica El Salvador está sujeto a las pertinentes condiciones regulatorias. “Esta operación se enmarca dentro de la política de gestión de cartera de activos del grupo Telefónica, basada en una estrategia de creación de valor, optimización del retorno sobre el capital y posicionamiento estratégico”, explicó Telefónica.

La compañía precisó que la operación complementa el objetivo de reducción de deuda y fortalecimiento de balance por la vía orgánica, en un escenario de generación de caja creciente, con el objetivo de “mantener una remuneración al accionista sostenible y atractiva”. Telefónica cerró el tercer trimestre con una deuda neta de 42.636 millones de euros, un 9,7% menos en términos interanuales.

A la espera quedan ahora el resto de filiales en Centroamérica: Panamá, Nicaragua y Costa Rica, por las que se han interesado compañías como Millicom. La región ha dejado de ser estratégica para Telefónica, que ya en 2013 vendió un 40% del capital de los negocios en la zona (con excepción de Costa Rica) a la citada Corporación Multi Inversiones por cerca de 400 millones de euros.

De igual forma, la compañía que preside José María Álvarez-Pallete ha negociado en los últimos meses la venta de su filial mexicana, pero de momento no ha alcanzado ningún acuerdo por las diferencias de valoración con los interesados. Entre ellos, según fuentes del mercado, figura el grupo de inversión Cerberus. Precisamente, Telefónica acaba de cerrar la venta de varias redes de fibra óptica oscura en México por cerca de 31 millones de euros, que serán destinados a la capitalización de su filial local Pegaso PCS.

Además, Telefónica tiene en marcha otras operaciones de desinversión, como la venta de su negocio de centros de datos, por los que podría obtener entre 500 y 1.000 millones de euros. En esta carrera, la teleco también contempla la colocación en Bolsa de su filial británica O2, una vez que las condiciones del mercado lo permitan. Precisamente, este miércoles, Telefónica y su socio Vodafone abrieron la puerta a una posible venta de su filial conjunta de torres de telefonía móvil en Reino Unido.

Notable actividad en 2018

Telefónica mantuvo una intensa actividad corporativa durante el pasado año, especialmente durante el segundo trimestre. Entre otros movimientos, acordó la venta de Antares, su filial de seguros en España, a Catalana Occidente por cerca de 161 millones de euros.

Además, la teleco vendió un 10% de Telxius, su filial de infraestructuras, a Pontegadea, el vehículo inversor de Amancio Ortega, por 379 millones de euros. En 2017, Telefónica había vendido un 40% del capital de Telxius a KKR por cerca de 1.280 millones.

Dentro de esta estrategia, Telefónica vendió TokBox y Digital Inc, con las que obtuvo unas plusvalías de 20 millones. Durante el tercer trimestre, vendió torres en Hispanoamérica Norte, con unas plusvalías de 24 millones, así como activos inmobiliarios en España, con plusvalías de 10 millones.

Normas