Telefónica vende redes de fibra en México y admite contactos por Centroamérica

El valor de los activos mexicanos supera los 31 millones de euros

Sede de Telefónica México.
Sede de Telefónica México. EFE

Telefónica sigue con su estrategia de desinversiones de activos no estratégicos. La operadora, a través de su filial Pegaso PCS, ha vendido un conjunto de redes de fibra óptica en México a Even Telecom y Neutral Networks, filiales del grupo Southern Cross.

El valor de los activos supera los 677 millones de pesos (unos 31 millones de euros), según figura en el informe sobre la operación aprobado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones de México.

“Pegaso señala que los recursos obtenidos de la venta de estos activos le permitirán capitalizarse y centrarse en sus líneas de negocio prioritarios”, explicó el regulador mexicano, que precisó que estas infraestructuras están relacionadas con las redes de la denominada fibra oscura, hasta ahora propiedad de Pegaso en diversas ciudades. La fibra oscura es aquella que se encuentra instalada, pero que aún no está habilitada.

Telefónica México vive un momento complicado por culpa de varios impactos regulatorios, así como por al agresivo entorno competitivo. En los nueve primeros meses de 2018, los ingresos bajaron un 6% hasta 867 millones de euros, con una caída del Oibda del 31,9%.

No es la primera operación de venta de activos de fibra en México. Así, en el segundo trimestre, Telefónica registró unas plusvalías de 14 millones, asociadas a estas ventas, y de 12 millones en el mismo periodo del año anterior por el mismo motivo.

Centroamérica

La transacción coincide con un momento de actividad corporativa. Telefónica reconoció ayer que negocia la venta de sus operaciones en Centroamérica, donde tiene presencia en Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Panamá. En un hecho relevante remitido a la CNMV, la compañía señaló que “se encuentra en proceso de negociación para la venta de sus activos en Centroamérica”. La teleco dijo que la negociación podría derivar en una transacción, tanto por el total, como por alguno de dichos activos, precisando que, hasta la fecha, “no se ha alcanzado ningún acuerdo”.

Fuentes del mercado señalan que la operadora ha negociado con grupos como AT&T, América Móvil y Milicom, para la venta de estos activos. Telefónica vendió un 40% del negocio centroamericano (sin Telefónica Costa Rica, de la que posee el 100% del capital) a Corporación Multi Inversiones en 2013.

La teleco debe cerrar un acuerdo financiero, además de sortear las posibles barreras de competencia en algunos de estos países, en los que tanto Millicom, que opera bajo la marca Tigo, como América Móvil ya tienen presencia. La intención en cualquier caso pasaría por tratar de alcanzar un acuerdo antes del próximo 21 de febrero, cuando Telefónica presentará las cuentas de 2018.

Telefónica también se ha planteado vender su negocio mexicano. De hecho, ha llegado a mantener negociaciones con grupos de inversión como Cerberus, pero no ha cerrado finalmente ningún acuerdo. Fuentes del mercado apuntan a las diferencias en la valoración de los activos en el país, como la principal barrera para llevar a cabo esta desinversión.

Otras operaciones

Centros de datos. En su estrategia de venta de activos no estratégicos para reducir deuda, Telefónica tiene en marcha la venta de su división de centros de datos. Una operación con la que podría obtener hasta 1.000 millones de euros. Otra operación que contempla es una OPV de O2, su filial británica, que se hará cuando las condiciones del mercado lo permitan.

Último año. En 2018, Telefónica acordó la venta de Antares, su filial de seguros, a Catalana Occidente por 161 millones de euros. Además, vendió un 10% de Telxius, su filial de infraestructuras, a Pontegadea, el vehículo inversor de Amancio Ortega, por 379 millones. De igual forma, vendió TokBox y Digital Inc, con unas plusvalías de 20 millones.

Normas