España se juega el lunes la multa por el retraso en la reforma hipotecaria

El Tribunal de Justicia de la UE celebra la vista por la denuncia comunitaria que pide sancionar con 106.000 euros por día de demora

Sede del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), en Luxemburgo.
Sede del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), en Luxemburgo.

España se juega este lunes una multa de 105.991,60 euros por cada día de retraso en la trasposición de la directiva europea de protección del consumidor hipotecario que debía haber impulsado antes del 21 de marzo de 2016. El incumplimiento, que se mantiene, derivó en una denuncia de la Comisión Europea que será abordada el lunes por el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

La vista judicial llega así, revelan fuentes judiciales, casi tres años después de que venciera el plazo que España tenía para adaptar su legislación a la normativa comunitaria y transcurridos nueve meses desde que la Comisión Europea presentara un recurso por incumplimiento ante la Corte de Luxemburgo.

Bruselas se había mostrado comprensiva con España debido a la inestabilidad política en que se encontraba cuando cumplieron los dos años de plazo que tuvo para trasponer la directiva, pues en primavera de 2016 el país se preparaba para repetir Elecciones Generales ante la incapacidad de formar Gobierno.

En noviembre de aquel año, sin embargo, la Comisión dio dos meses de plazo al nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy para cumplir. Este contestó en enero de 2017 que sus ministerios estaban ya diseñando la norma pero, ante la ausencia de novedades, Bruselas interpuso la denuncia el 27 de abril de ese año.

España encara el juicio ahora con la vista puesta en el reloj. Tras la vista, lo usual es que transcurran entre dos o tres meses hasta que se pronuncie el Abogado General, una suerte de fiscal del TJUE, y otro tanto hasta que se dicte sentencia.

Fuentes de la Corte indican, sin embargo, que los casos de incumplimiento de directivas son tan claros (o se cumple o no) que a menudo se prescinde de las conclusiones y directamente se emite un fallo.

Es decir, que España tiene entre dos y seis meses para conocer su castigo. Sin embargo, el Congreso de los Diputados acaba de aprobar por amplia mayoría una reforma hipotecaria que traspone la directiva de marras y a la que solo resta el visto bueno del Senado, previsto para febrero, y su aprobación definitiva en la Cámara Baja. La esperanza está puesta en que la norma sea aprobada antes de la sentencia para instar a Bruselas a retirar la denuncia o atenuar sus consecuencias.

Normas