CEOE aprueba la integración de los autónomos de ATA en la patronal

La organización de autónomos mantendrá su independencia financiera y estructural

Lorenzo Amor, presidente de ATA.
Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Lo que no fue posible tras varios años de conversaciones bajo el mandato de Juan Rosell al frente de la patronal CEOE ha sido posible ahora, apenas dos meses después de la llegada de Antonio Garamendi a la cúpula de la organización patronal. La Junta Directiva de la gran patronal ha aprobado hoy la incorporación a CEOE de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, tras la solicitud efectuada ayer por esta Federación.

ATA es actualmente la asociación de autónomos más representativa, con el 61,4% de toda la representatividad; seguida de UPTA, que cuenta con el 19,6% y está vinculada al sindicato UGT. Entre ambas asociaciones representan a ocho de cada diez autónomos.

Cada año el Ministerio de Trabajo cuantifica el peso relativo de las organizaciones de autónomos, y ello sirve de base para el acceso a diferentes programas públicos, así como para el reparto de diferentes ayudas públicas. Para su cálculo, se toma como principal criterio la implantación en el territorio nacional de la organización, teniendo en cuenta el número de sedes y recursos humanos repartidos por las diferentes comunidades autónomas y provincia.

ATA se fundó en el año 1995 y está compuesta por agrupaciones y asociaciones nacionales, autonómicas, provinciales, locales, sectoriales e intersectoriales, con personalidad jurídica propia y cuyo ámbito profesional comprende a todos los empresarios y trabajadores autónomos personas físicas, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

En los últimos 20 años el peso de las asociaciones de autónomos y, sobre todo de ATA, en la negociación de la regulación legal que afecta a los autónomos ha sido creciente.

Ahora, con la incorporación a CEOE, ATA pretende reforzar ese peso negociador. Aunque conservará su independencia financiera, orgánica y estructural.

No obstante, queda por despejar cómo se reodenarán algunas otras asociaciones afectadas por esta operación. Es el caso de la Confederación Española de Autónomos (CEAT), hasta ahora la representante de los trabajadores por cuenta propia en el seno de CEOE. Aunque todo a punta a que se diluirá después de que Garamendi haya colocado al presidente de CEAT, Pedro Barato, al frente de la comisión de Seguridad Social de la patronal. Asimismo, la integración ha incomodado a Pimec, la asociación de ATA en Cataluña e histórico rival de Cepyme, la organización de la pequeña y mediana empresa –socia de CEOE– en esta comunidad.

 

Normas