Alemania podría rescatar el banco NordLB... en lugar de resolverlo

Entre sus accionistas y acreedores están el Gobierno regional y cajas de ahorros locales

Sede de NordLB, en Hanover (Alemania).
Sede de NordLB, en Hanover (Alemania).

Los observadores preocupados por Carige podrían tener que mirar a Alemania, donde NordLB se enfrenta a un agujero en el balance que podría triplicar su tamaño. Normalmente, ambos bancos serían candidatos para la resolución. Pero la política hace más probable que haya que meter dinero público.

La ratio de capital común Tier 1 de NordLB, del 11,8%, parece bastante saludable. Pero necesita recaudar provisiones en efectivo sobre préstamos de transporte marítimo problemáticos (en un 43% de su valor nominal). Debido a los altos costes y los bajos tipos, tendrá difícil hacerlo de forma orgánica: la rentabilidad de los fondos propios es del 1,6%. Aumentar la cobertura de las deudas incobrables a un más realista 60% requeriría al menos 1.200 millones de euros en provisiones, arrastrando el CET1 de NordLB al 9,2%, por debajo del umbral regulatorio del banco. Las conversaciones sobre fusiones con rivales como Commerzbank y el público Helaba han fracasado.

Teóricamente, eso debería convertir a NordLB en gran candidato a la resolución. Pero entre sus accionistas y acreedores están el Gobierno regional (con el 59%) y cajas de ahorros locales, que afrontarían pérdidas si los 5.600 millones de fondos propios del banco desaparecieran. Esto probablemente signifique que el banco recurra a una mezcla de fondos públicos adicionales y capital privado en el marco de una recapitalización de emergencia. Centerbridge y el inversor en serie en bancos alemanes Cerberus han sido mencionados como inversores potenciales. Si NordLB amortizara y liquidara primero sus préstamos de transporte marítimo y aceptara reducir los costes de forma más agresiva, como HSH Nordbank el año pasado, los especialistas en fusiones podrían incluso aceptar que el Estado de Baja Sajonia mantuviera una participación de control.

Sea como fuere, los contribuyentes se enfrentan a más sufrimiento financiero, y la herramienta destinada a hacer que los acreedores paguen la factura no puede ir al rescate. Para los alemanes que denuncian la mala gestión de los bancos italianos es un recuerdo de que no tienen autoridad moral.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas