Eduardo Dávila: “España ha perdido la oportunidad de captar inversión tras el Brexit”

La compañía especializada en riesgos está incorporando talento e ‘insurtech’ para acelerar su digitalización

Eduardo Dávila, Aon
Eduardo Dávila, CEO de Aon Iberia y Oriente Medio.

Para Eduardo Dávila (A Coruña, 1973), CEO de Aon Iberia y Oriente Medio, atraer talento y añadir valor son los grandes retos de esta compañía de servicios profesionales especializada en riesgos que patrocina el Spain Investors Day, el foro financiero español que se celebra los próximos días 15 y 16 de enero. Dávila asegura que el sector atraviesa un cambio profundo, ya que ahora los riesgos son intangibles y nuevos. Pero le puede el optimismo. El foco en el valor que pone Aon pasa por invertir en empresas tecnológicas o firmar acuerdos con ellas en el corto plazo porque son conscientes de que no pueden estar solos.

El sector goza ahora de buena salud. ¿Lo ven así en Aon?

Sí, sí, totalmente. El sector asegurador tiene entre otras peculiaridades la de aplanar los ciclos y retardarlos, es decir, lo muy bueno no llega lo rápido que llega en otros y lo malo también tarda más. Es un sector que está atrayendo cada vez un mejor talento. Lo veo perfectamente preparado para años venideros.

Entonces, ¿las perspectivas de la empresa para 2019 son optimistas?

Somos optimistas y también cautos, pero creo que hemos hecho los deberes para que nuestro plan estratégico de los próximos tres años dé unos resultados que sean, al menos, tan buenos como los de años pasados. También es muy importante entender qué tendencias puede sufrir cada negocio y tomar unas decisiones más comprometidas que otras en cuanto a desinversiones para invertir en negocios donde creemos que nos va a acompañar la ola.

¿A qué negocios se dirigen?

Aon está pasando un momento apasionante de evolución. De ser un bróker tradicional de seguros, muy basado en la transacción, hacia una empresa de servicios profesionales basados en el valor. Esto solo se puede hacer a través de las personas, del talento. Hemos incorporado a profesionales de distintos sectores y comprado una insurtech, Inspiring Benefits, para que sea un acelerador de nuestra innovación y transformación digital. Estamos tratando, más que de comprar, de incorporar empresas que nos añadan valor y que nos ayuden en nuestra evolución. Somos conscientes de que solos no podemos.

Hay barreras para llegar a las pymes; es una asignatura pendiente

Cuando se hizo cargo de Aon España y Portugal en 2012 dijo que una de sus grandes metas era abrir el mercado a pequeños clientes, a pymes. ¿Cuál es el balance de esas pretensiones?

Infelizmente lo sigo diciendo. Aunque ha mejorado en estos años, es una asignatura pendiente. Hay barreras para llegar a las pymes, como las redes agenciales de las propias compañías de seguros o las redes de los bancos, que, a veces, impiden acelerar el proceso de la captación de este negocio. Lo intentamos también a través de un proyecto de franquicias que no está saliendo lo bien que a mí me gustaría. Sin embargo, creo que ahora se abre una posibilidad importante porque la pyme española está mucho más digitalizada de lo que se puede pensar, con lo cual esas barreras físicas a las que nos enfrentamos en el pasado se han roto.

En 2019 se va a producir un acontecimiento que puede interferir en el mercado que es el Brexit, ¿cómo lo ven?

Lo seguimos, obviamente, pero está fuera de nuestro control. Tenemos planes de contingencia para cada uno de los casos, pero nadie sabe qué va a pasar. Hay que estar atentos pero tampoco obsesionarse, y una vez que venga, tratar de sacarle partido. Soy bastante crítico con lo que hemos hecho en España al perder esta oportunidad enorme de ser captadores de inversión y talento. En mi opinión, se han defraudado las expectativas de lo que podía resultar.

Eduardo Dávila: “España ha perdido la oportunidad de captar inversión tras el Brexit”

¿No se está haciendo marca España?

Los grandes embajadores de la marca España son los empresarios. Son las empresas las que todos los días se baten el cobre por expandir sus negocios. Tenemos grandes ejemplos de empresas que salen, ganan y son líderes mundiales. Creo que ese marco no se está facilitando. Y tampoco que el talento disponible venga a nuestro país y convertirlo en plataforma. Yo estoy bastante orgulloso de una cosa que hemos hecho en Aon y es que Madrid va a ser un punto muy estratégico en ciberseguridad, porque hemos elegido la ciudad como el centro para la práctica de esta materia del EMA (Europa, Oriente Medio, África) por parte de un equipo de 20 expertos.

¿Qué otro acontecimiento puede ser relevante en 2019 para la compañía?

Las relaciones comerciales entre EE UU y China afectan globalmente y a Aon como compañía global. Nos dedicamos a gestionar riesgos, con lo cual en todo riesgo vemos oportunidad. Bien sea por el cambio climático, por las relaciones comerciales o por geopolítica, hay que navegar en toda esa incertidumbre y creo que estamos bien posicionados para ayudar a las empresas, reducir la volatilidad, darles instrumentos para que sean operativamente más excelentes, para fortalecer su balance y para salir adelante con los cambios legislativos. Tenemos que estar muy atentos y casi actuar online para tener soluciones que den respuesta inmediata a todas estas potenciales amenazas.

En seguros, lo relevante hoy es lo intangible, la reputación, la marca, el cambio climático, el ciberriesgo

¿Supone eso un cambio en el modelo de negocio?

Nuestra tarea no es saber lo que va a pasar en el mundo, es anticipar algunas tendencias para nuestros clientes. Es verdad que hay muchos factores externos que nos van a ir surgiendo. Hay empresas muy afectadas por el cambio climático, asunto sobre el que el sector asegurador está dando cada vez más soluciones. Hay temas de ciberseguridad, importantísimos. Hay que atender a los cambios legislativos, al riesgo político. La buena noticia es que hay soluciones. Hasta ahora se aseguraba lo físico, como fábricas y objetos, a base de poner precio sobre series actuariales de pasado y de mutualizar el riesgo. Hoy en día estos pilares de la industria aseguradora se han tambaleado. Lo relevante ahora es lo intangible, la reputación, la marca, el cambio climático, el ciberriesgo. Ya no hay series históricas para ponerle precio, son riesgos emergentes, nuevos. Donde antes había unas líneas muy delimitadas, ahora hay unas líneas más grises y estamos tratando de tener un nuevo espacio para seguir siendo relevantes en esta industria. Esto es apasionante y más con la irrupción de la tecnología y la transformación digital. Entran las insurtech y nos encantaría hacer más acuerdos con ellas para que nos ayuden a ser aceleradoras de esta evolución. Somos conscientes de que si no evolucionamos, perderemos relevancia y podemos llegar incluso a desaparecer.

¿Qué espera de la novena edición del Spain Investors Day de este año?

El SID es un claro ejemplo de que los inversores y las empresas están interesadas en ver qué oportunidades de inversión hay en España y en seguir creciendo. Es el evento con el que todos arrancamos el ejercicio, nos centra y nos da datos para orientarnos en mucha de la ejecución que luego tenemos el resto del año. Nos insufla optimismo e ilusión porque cuando entras en una sala y ves a 45 empresas cotizadas y a 200 fondos extranjeros buscando relaciones con España es que seguimos estando en el foco. Pido que no nos lo carguemos, que no creemos más barreras legales ni más incertidumbres territoriales porque esto al final pasa factura.

Normas