Si el petróleo sube, Ryanair y Lufthansa podrán ir de compras

Han cubierto gran parte de su factura de fuel, frente a rivales más pequeñas como Norwegian Air

Un Lufthansa Airbus A321-100, despegando de Palma de Mallorca.
Un Lufthansa Airbus A321-100, despegando de Palma de Mallorca.

Las perspectivas negativas sobre el petróleo impulsarán las fusiones de las aerolíneas europeas en 2019. El crudo estuvo inusualmente volátil a final de año. La mayoría de las compañías están protegidas contra las subidas, pero es también posible que el Brent toque fondo.

El coste del repostaje está paralizando a las compañías europeas. En los últimos tres años, el coste del barril de fuel para reactores se ha duplicado hasta casi 75 dólares. Las aerolíneas se preparan para una mayor presión: EasyJet, Ryanair, IAG, Deutsche Lufthansa y Air France KLM ya han advertido de que sus facturas de fuel subirán en cientos de millones.

Aunque el aumento no es un fenómeno nuevo, se debe a la creciente competencia de aviones cada vez más grandes. Esto dificulta subir las tarifas para soportar parte del sufrimiento.Varias grandes empresas han decidido pagar para eliminar los riesgos. Ryanair ha cubierto el 90% de su factura de combustible, y Lufthansa, el 77%

Norwegian Air, en cambio, solo ha cubierto el 15%, y la pequeña Wizz Air, el 41%. Con Brent el habiendo caído precipitadamente en los últimos meses de 2018 por debajo de los 60 dólares, estas empresas dispuestas a correr el riesgo parecen inteligentes en este momento. Aquellos que han comprado costosas coberturas, mientras, se arriesgan a haber gastado en vano los preciosos fondos de los accionistas. Aún así, si Donald Trump decide hacer cumplir en serio las sanciones a Irán, los precios podrían subir de nuevo.

Si es así, Ryanair se verá en buena posición para atacar cuando sus rivales sin cobertura se metan en problemas. Su reducido presupuesto y sus atestados aviones le proporcionarán un margen operativo del 25% en 2019, y su deuda es relativamente baja. A medida que aumentan los costes del crudo, podrá cubrir nuevas rutas e incluso comprar aerolíneas más pequeñas a medida que colapsen. Lufthansa, aunque con un margen más bajo, espera cobrar más a los pasajeros de primera clase para compensar los costes adicionales, y dice que también está a la caza de adquisiciones. Si los precios del crudo vuelven a subir, habrá oportunidades.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas