¿Cuáles son los valores más castigados en Bolsa en 2018?

El temor a la guerra arancelaria castiga a los proveedores automovilísticos

Deutsche Bank se deja un 56%, su mayor descenso en 10 años

¿Cuáles son los valores más castigados en Bolsa en 2018? pulsa en la foto

Los inversores tienen el reto de recuperar en los próximos 12 meses parte de lo perdido en Bolsa en 2018. Una tarea complicada en un entorno en el que las dudas sobre el crecimiento mundial, la guerra comercial y el Brexit serán los primeros obstáculos a superar. Si abultadas resultan las caídas de los principales índices europeos, más llamativos son los descensos que registraron algunos de los valores que los integran.

En el Ibex 35 hasta 10 valores registraron caídas superiores al 20%. La empresa más castigada fue Mediaset que se hundió un 41,34%, su mayor descenso desde 2011, cuando se dejó un 46,4%. Las acciones del grupo de comunicación cerraron el año en los 5,49 euros, niveles que no registraban desde febrero de 2013. El deterioro del mercado publicitario y la creciente competencia de los nuevos actores, como Net­flix o HBO, para hacerse con una parte de los ingresos por publicidad y de la audiencia explican el comportamiento.

A Mediaset le siguen Sabadell (-39,58%), Bankia (-35,79%) y BBVA (-34,82%), lo que confirma al sector bancario como uno de los peores. La entidad que preside Josep Oliu ha vivido su peor año en Bolsa, superando las caídas del 34% registradas en 2008, coincidiendo con el estallido de la crisis financiera. Las razones que justifican el castigo son múltiples. Todo comenzó con el retraso de la subida de tipos del BCE, a esto le siguieron los problemas informáticos de su filial británica TBS y las dudas que plantea el Brexit. La puntilla a esta delicada situación se la asestaron la exposición de la entidad a la deuda italiana y la inestabilidad desatada por la polémica del Supremo en el impuesto de las hipotecas. Por su parte, en Bankia a los problemas de la banca doméstica se sumaron las dudas sobre el proceso de privatización. El Gobierno confirmó que lo retrasará a 2021.

La caída del Ibex 35 fue superada por el Dax alemán (-18,26%) que puso fin a seis años consecutivos al alza y registró su mayor batacazo desde 2008, cuando cayó un 40%. La amenaza de aranceles sobre la poderosa industria automovilística alemana explica en gran medida lo sucedido. No obstante, el peor valor fue Deutsche Bank (-56,11%), que se anotó su mayor descenso en 10 años. La entidad ha estado inmersa en un profundo ajuste de plantilla y cierre de oficinas para recuperar rentabilidad. A esto se han sumado los escándalos de lavado de dinero.

Dentro del Dax, Covestro ha caído el 49,81% contagiada por los problemas de su matriz Bayer, que se ha desplomado a su vez el 40,83% después de que tan solo dos meses después de cerrar la compra de Monsanto esta compañía estadounidense recibiera una dura multa por el escándalo del glifosato. En la lista de los valores con peor desempeño también destaca Continental (-46,35%). El fabricante de neumáticos y piezas para la industria automovilística cae a niveles de 2013, castigado por el temor a las políticas proteccionistas de Estados Unidos. A esto se sumó el corte de las previsiones de ventas y márgenes para el conjunto de 2018 por el efecto divisa y el alza de los costes.

En la Bolsa italiana, el desafío lanzado por el Gobierno a Bruselas en la elaboración de los presupuestos disparó la prima de riesgo y, con ello, desplomó la cotización de los valores financieros, de fuerte peso en el FTSE Mib. Al frente de los descensos del índice se situó la firma de gestión de activos Azimut Holding (-36,98%), seguida por Unicredit (-36,5%). La entidad se vio golpeada por la tenencia de bonos en su balance. Muy próxima a ella se situó Banca Generali con un descenso anual del 34,6%, caída solo superada por el fabricante cables y sistemas de transmisión de energía eléctrica y telecomunicaciones, Prysmian, que se dejó un 35,82%.

En el Cac francés las miradas han estado puestas en los últimos meses en Renault tras la detención de Carlos Ghosn, presidente de Nissan y de Renault, por supuesto fraude fiscal. Pero esto parece no ser suficiente para encabezar el ranking de los valores con peor desempeño. Este puesto queda reservado para Valeo (-59%), proveedor del sector automotriz. El castigo obedece, como en el caso de Continental, a las amenazas arancelarias. El segundo puesto en las pérdidas del selectivo francés es para la tecnológica Atos (-41,1%) y el tercero para BNP Paribas (-36,59%), cuyas caídas se enmarcan en las dificultades de las entidades bancarias para obtener ingresos en un entorno de tipos cero.

En un año en el que la Bolsa británica ha tenido que lidiar con la depreciación de la libra ante la falta de visibilidad sobre el Brexit y la caída de las materias primas, el valor más castigado fue British American Tobacco (-50,18%), golpeada por la posible prohibición de los cigarrillos con mentol en EE UU, un producto clave de su cartera de negocio. Le siguieron la firma de inversión Standard Life Aberdeen (-48,5%) y la tecnológica Micro Focus (-45,18%).

Menos abultados fueron los descensos de los tres índices de referencia en Wall Street. Dentro del Dow Jones destaca la caída de Goldman Sachs (-34,43%). La debilidad del negocio tradicional, la salida de Lloyd Blankfein como consejero delegado después de más de una década en el cargo y en las últimas semanas el escándalo por sobornos en Malasia explican esta evolución. El segundo puesto es para IBM (-25,91%). La compañía se suma así a la tendencia bajista que ha recorrido a las tecnológicas estadounidenses en la recta final de 2018. Le siguen la química DowDupont (-24,91%) y la empresa de construcción Caterpillar (-19,36%).

En el S&P 500 destacaron los descensos de la firma de cosméticos Coty (-67,02%), cuyas acciones caen a mínimos históricos y la empresa de revestimientos Mohawk (-57,61%). Muy próximo a estos se situó General Electric (-56,6%), en pleno proceso de reestructuración y desinversión para elevar sus ingresos, amortizar parte de su deuda y volver a beneficios tras las pérdidas de los nueve primeros meses de 2018.

Normas