Vinci, nuevo piloto de Gatwick, tiene el trayecto de vuelo más difícil

Elige un momento extraño para firmar la compra del aeropuerto londinense, tras la cancelación de vuelos por los drones

Terminal Sur del Aeropuerto de Gatwick (Londres).
Terminal Sur del Aeropuerto de Gatwick (Londres).

Miles de pasajeros del aeropuerto londinense de Gatwick fueron puestos en tierra antes de Navidad después de que se detectaran drones cerca del mismo. El nuevo propietario, Vinci, podría tener un trayecto igualmente frustrante después de que el grupo francés anunciara ayer que se haría cargo de su control.

El conglomerado de construcción e infraestructuras eligió un momento extraño para firmar su compra por 2.900 millones de libras (3.200 millones de euros) de un poco más del 50%: el asunto de los drones hizo que se cancelaran 1.000 vuelos en 36 horas y desató un debate nacional sobre la seguridad aeroportuaria. Los accionistas actuales, incluido el inversor privado Global Infrastructure Partners (GIP), que compró Gatwick por 1.500 millones de libras (1.700 millones de euros) en 2009, venden la mitad de sus acciones.

El acuerdo sitúa el valor de la empresa del aeropuerto en 8.400 millones de libras (9.300 millones de euros). Supongamos que el ebitda de Gatwick crezca un 6% este año fiscal, como hizo en el semestre abril-septiembre: el múltiplo se queda en 19 veces los beneficios futuros. Esto es más del doble de la valoración del Europe Airport Operators and Services Index de Thomson Reuters.

El promedio de múltiplos pagados en 10 operaciones aeroportuarias recientes es de unas 17 veces, utilizando datos del grupo de inversión Legg Mason. Es cierto que un consorcio canadiense compró el Aeropuerto de la Ciudad de Londres por 28 veces el ebitda en 2016. Pero eso fue antes de que Gran Bretaña votara a favor de abandonar la Unión Europea, lo que podría significar menos pasajeros. Y un aeropuerto más pequeño tiene un mayor potencial de crecimiento.

Vinci podría ayudar a justificar el precio mediante el ahorro de costes y la obtención de más dinero en efectivo de los compradores de las tiendas del aeropuerto. Sin embargo, Gatwick ya es uno de los aeropuertos más eficientes del mundo juzgando por el uso de su espacio de pista única; el año pasado asumió un récord de 950 vuelos en un día.

Su rival Heathrow ganó la batalla por la aprobación del Gobierno para construir una pista adicional; el plan de expansión de respaldo de Gatwick está solo en la etapa de borrador. Sus ingresos procedentes de comida y tiendas están aumentando a un ritmo prometedor del 10% interanual, pero siguen siendo solo un tercio de los ingresos aeronáuticos, de crecimiento más lento.

GIP y sus compañeros inversores, en su mayoría fondos soberanos, han tenido la mejor etapa del vuelo. El valor del aeropuerto se ha multiplicado casi por seis desde que lo compró el inversor en infraestructuras hace nueve años, mientras que los propietarios también han recibido dividendos de alrededor de 1.400 millones de libras (1.500 millones de euros). Vinci consolidará ahora la deuda neta de Gatwick, que es alta, seis veces el ebitda. El piloto francés tiene un duro viaje por delante.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas