La deuda de las empresas públicas cae a niveles precrisis tras ceder otro 3%

El pasivo asciende a 36.984 millones al cierre del tercer trimestre de 2018

Cartel promocional de la salida a Bolsa de Aena.
Cartel promocional de la salida a Bolsa de Aena.

Las empresas públicas siguen reduciendo su endeudamiento. Los últimos datos del Banco de España, correspondientes al tercer trimestre, muestran cómo el pasivo de estas compañías bajó hasta los 36.984 millones de euros en septiembre. Si se compara con el cierre de 2017, el descenso ha sido de 1.249 millones, mientras que si la comparación se hace con los últimos doce meses (septiembre de 2017 a septiembre de 2018), el ajuste ha sido de 1.337. En cualquier caso, se trata del nivel más bajo desde 2008.

Sin embargo, la evolución de las cifras por empresas y Administraciones muestra una tendencia divergente. La sociedad que más pasivo acumula en sus cuentas es Adif, con 15.515 millones de euros, lo que representa el 42% de la deuda de todas las empresas públicas. Se trata de la cifra más elevada de la compañía en la serie histórica del Banco de España, que arranca en 2003 y es un reflejo del elevado esfuerzo inversor asumido en su gran mayoría a través de endeudamiento para hacer frente al despliegue de la red de alta velocidad en España.

En concreto, las cifras de inversión para 2018 duplicaban a las del año anterior al situarse en 2.017 millones y se concentraban en tres proyectos: el AVE a Galicia y Asturias, la Y vasca y el corredor mediterráneo. La hoja de ruta para los siguientes años es aún más ambiciosa, según los Presupuestos Generales del Estado en vigor, con una inversión de 3.284 millones de euros en 2019, de 3.991 millones en 2020 y de 4.000 en 2021. Las cifras comparables del Ibex 35 reflejan que solo hay dos grandes compañías de ese índice (Telefónica e Iberdrola) con más deuda que Adif. La teleco debía 42.636 millones al cierre del tercer trimestre, mientras que el pasivo de la energética llegaba a 34.801 millones. 

La ratio de la deuda sobre el ebitda en Aena
se ha situado en 2,6 veces

La segunda empresa pública que acumula más pasivo es Aena. A 30 de septiembre de 2018 debía 6.924 millones de euros, según el Banco de España, pero con una tendencia claramente opuesta a la de Adif. El endeudamiento del operador llegó a máximos históricos al cierre de 2011, con 12.508 millones de euros, muy por encima de los 8.745 millones que tenía Adif en ese ejercicio. Desde esa fecha, el pasivo ha encadenado siete años a la baja hasta los citados 6.924 millones, situándose muy por debajo de Adif siete años después.

El ratio de deuda sobre ebitda, que marca la salud financiera de la compañía, se situó en 2,6 veces al cierre del tercer trimestre de 2018, dos décimas menos que las 2,8 veces que registró doce meses antes. En la última presentación de resultados, la empresa vislumbraba una tendencia favorable para seguir en el proceso de desapalancamiento ante el calendario de vencimientos del pasivo. De los 6.811 millones que debe devolver en los próximos cinco años, el 53,2% (3.627 millones) están comprometidos para 2023. Para 2019 y 2020, la cifra de vencimientos se limita a 634 millones cada año.

La tercera firma pública por deuda es Renfe Operadora, con 4.341 millones de euros, con lo que encadena tres ejercicios de subida desde 2016. La compañía espera volver a la senda de reducción del pasivo con la renovación de la mitad de la flota y confía en recuperar viajeros y mejorar sus ingresos en cercanías, un servicio en el que la inversión estuvo prácticamente paralizada desde 2011.

La deuda regional baja un 81% por la supresión de entes

Pasivo. A la espera de un trimestre, los datos hasta septiembre apuntan a que será el segundo año de la serie histórica del Banco de España, que arranca en 2000, en el que el pasivo de las empresas ligadas a los ayuntamientos podría ser mayor que el de las vinculadas a las autonomías. Al cierre de 2017, las compañías públicas autonómicas debían 3.750 millones, mientras que las locales adeudaban 3.731 millones.

Máximos en 2009. El pasivo de las empresas públicas ligadas a las autonomías tocó máximos en 2009, cuando ascendió a 11.366 millones. Desde esa fecha ha descendido un 81%, hasta situarse en 3.257 millones al cierre del tercer trimestre de 2018.

Adelgazamiento. En la reducción del pasivo autonómico ha jugado un papel decisivo la supresión de entes ligados a estas Administraciones. Desde los 2.941 que había en 2010 se bajó a 1.791 al inicio de 2018.

Cataluña. Es la que más entes tenía al inicio de 2018, con 385. Al mismo tiempo también es la que más los ha rebajado, con 110 menos desde 2013.

Normas