El Consejo de Ministros aprueba el alza del salario mínimo a 900 euros

El Gobierno, reunido en Barcelona, impulsa también el incremento de sueldo de los funcionarios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c) junto a los miembros de su gabinete, durante la reunión del Consejo de Ministros que se celebra hoy en la Llotja de Mar de Barcelona.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c) junto a los miembros de su gabinete, durante la reunión del Consejo de Ministros que se celebra hoy en la Llotja de Mar de Barcelona. EFE

El Gobierno acaba de aprobar el mayor incremento del salario mínimo interprofesional desde 1977 en un Consejo de Ministros de especial relevancia simbólica por su celebración en Barcelona dentro de la estrategia del equipo de Pedro Sánchez de abrir canales de diálogo con las fuerzas independentistas de Cataluña.

El Ejecutivo pone en marcha así una de las medidas estrella de su plan económico, un alza del 22% en el salario mínimo interprofesional que lo elevará desde los 735,9 a los 900 euros a partir del próximo 1 de enero.

En paralelo, el Gobierno ha aprobado una subida del sueldo de los funcionarios del 2,25% para el ejercicio 2019, con la posibilidad de que se den incrementos del 0,25% adicional en función del PIB y otro 0,25% que dependerá de cada administración. La medida había sido pactada por el Ejecutivo anterior del PP con los sindicatos.

"Los empleados públicos han soportado congelaciones y reducciones salariales debido a la crisis económica. Parece lógico que en el nuevo contexto económico podamos avanzar en el incremento de los salarios privados y públicos", ha expuesto la ministra de Función Pública, Mertixell Batet, subrayando que el Ejecutivo tiene el firme compromiso de promover mejoras salariales en todos los ámbitos.

El alza salarial de los funcionarios se realiza por decreto ley para que tenga efecto desde el 1 de enero sorteando la incertidumbre que sobrevuela la capacidad del Gobierno para sacar adelante su plan presupuestario de 2019, ha reconocido la ministra.

La reunión del Gabinete se ha producido en la Llotja de Mar de Barcelona, solo un día después de que Sánchez se reuniera con el president del Govern, Quim Torra, en una cita en la que se pactó abrir una negociación para encontrar soluciones políticas de amplio consenso para el conflicto independentista catalán.

A falta de ver qué dan de sí las reuniones que se efectuarán desde el próximo mes de enero, el Consejo de Ministros ha tenido un primer gesto este viernes cambiando el nombre del aeropuerto de Barcelona del Prat por el de Josep Tarradellas, que fue presidente de la Generalitat en el exilio durante el franquismo. Además se ha aprobado la anulación del juicio franquista a LLuis Companys, que fue fusilado en 1940 tras un consejo de guerra.

Finalmente, el Gobierno ha aprobado obras de reacondicionamiento de carreteras catalanas por valor de 127,77 millones de euros. “Lo que en otras ocasiones fueron compromisos y promesas, este Gobierno lo ha materializado”, ha defendido la ministra portavoz, Isabel Celaá. 

La reunión de Sánchez y sus ministros en Barcelona ha tenido lugar entre fuertes medidas de seguridad y multitudinarias concentraciones de protesta por parte de manifestantes independentistas que, en algunos casos, han saltado las vallas y sufrido las cargas policiales de los Mossos de Esquadra.

Celaá ha solicitado a los manifestantes que quieran protestar que lo hagan pacíficamente y que entiendan la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona como un gesto de "aprecio" y aproximación del Ejecutivo central a la ciudadanía catalana.

La ministra portavoz ha hecho una valoración “positiva” de la reunión entre Sánchez y Torra y ha remarcado que el Gobierno busca “encauzar políticamente” las relaciones con Cataluña y “la salida del conflicto”. “El dialogo dentro de la constitución es lo que nos va a llevar a encauzar el conflicto en Cataluña y es lo que se hizo ayer”, ha defendido. 

Finalmente, Celaá ha destacado que el Congreso de los Diputados aprobó ayer la senda fiscal planteado por el Gobierno, que relaja los compromisos de déficit en 2019, e instó a PP y Cs a respetar la mayoría de la Cámara Baja y permitir su aprobación también en el Senado. La portavoz ha recordado que el Senado tiene la potestad extraordinaria de tumbar la senda fiscal y que aunque un buen número de fuerzas trabaja para modificar esa legislación, las dos fuerzas mencionadas han retrasado la tramitación de este cambio.

Normas