La CNMC rechaza que el finiquito del presidente de Mibgas lo paguen los usuarios

El supervisor se opone a que los 1,5 millones se paguen con los peajes

Antonio Erias, presidente de Mibgas.
Antonio Erias, presidente de Mibgas.

El indemnización del presidente de Mibgas, Antonio Erias, cuya cabeza ha reclamado el Gobierno, ha generado un gran malestar entre los accionistas de la sociedad y la CNMC como supervisor sectorial. Según el contrato de Erias, exdiputado del PP por La Coruña, amigo personal de Mariano Rajoy y del desaparecido Manuel Fraga, de ser despedido de la presidencia del operador del mercado organizado del gas (sociedad que se creó en 2015), le corresponderá una indemnización de casi tres anualidades de su sueldo, que ronda los 500.000 euros.

En estos momentos, por tanto, se llevaría más de 1,5 millones de euros de una compañía cuyos ingresos proceden del sistema gasístico, esto es, de los peajes que pagan los conusmidores en la factura. Teniendo en cuenta que estos ingresos están por debajo de los cuatro millones de euros, Antonio Erias se llevaría casi la mitad de los ingresos de Mibgas en un año. El denominado hub de gas está controlado por otro operador, el del mercado eléctrico(con un 33%), y los gestores de los sistemas español (Enagás) y portugués (REN Gas), hasta un 63% entre todos.

Fuentes próximas a la CNMC advierten que el organismo no aceptará que el polémico finiquito de se sufrague con los ingresos regulados. Además, va a proponer al Ministerio para la Transición Ecológica un recorte en 2019 de las remuneraciones que reciben, tanto Mibgas como OMIE, vía peajes. Los del próximo año serán aprobados aún por el ministerio, que cederá estas competencias a la Comisión en un próximo real decreto-ley. En ambos casos, están recibiendo su retribución de manera provisiona, en tanto se aprueba una metodología de calculo de sus ingresos. Aunque la CNMC ya hizo estas propuestas al anterior Ministerio de Energía, este las metió en el cajón correspondiente.

Dada esta situación, serían los accionistas (además de los antes citados, una veintena de empresas energéticas y de otros sectores) los que deberían asumir vía ampliación de capital el blindaje de Erias, cuya salida ha exigido el Gobierno. El exdiputado sería sustituido por Raúl Yunta, un experto del sector que ocupa la subdirección de gas de la CNMC y que fue director de Hidrocarburos de la antigua CNE.

Con la excusa de que no hay dinero para indemnizar a Erias, el principal accionista, OMIE, que preside Carmen Becerril desde hace varios meses, ha sugerido su continuidad. Pero en el Gobierno de Pedro Sánchez no quieren mantener al expolítico gallego.

Pero, ¿quién firmó el contrato de Erias en 2015? El entonces presidente de OMIE, Antonio Mejía, con la connivencia del ministerio que presidía Álvaro Nadal. Aunque, en teoría, los presidentes de los operadores de los mercados de la electricidad y el gas son propuestos por los accionistas, al candidato debe recibir finalmente el beneplácito de los Gobiernos.

 

Junta extraordinaria en enero

Ante la falta de acuerdo en el consejo de administración de Mibgas, en el que están representadas, entre otras, las grandes eléctricas y las petroleras, sobre el pago de la indeminización de Antonio Erias, se ha convocado una junta extraordinaria. Esta se celebrará el 22 de enero y deberá resolver la cuestión. Al parecer, el presidente se está apoyando en el consejero independiente José Antonio Alepuz.

Sea cual sea la decisión (si se le paga o no y si es con cargo a la tarifa o a una ampliación de capital), el sustituto del actual presidente accederá al cargo en unas condiciones económicas más razonables, con una una retribución y una indemnización mucho menores.

Normas