Indra posee un escudo antidrones para evitar caos como los de Gatwick

La empresa asegura que ya hay clientes interesados en esta tecnología

Imagen del escudo anti drones de la compañía Indra.
Imagen del escudo anti drones de la compañía Indra.

La empresa Indra asegura que cuenta con un escudo antidrones que serviría para contrarrestar ataques como los que sufrió el aeropuerto de Gatwick, el segundo más importante de Londres, el jueves y el viernes, donde miles de pasajeros se quedaron en tierra por la cancelación de sus vuelos.

Esta tecnología, que se denomina ARMS (Anti RPAS Multisensor System), es capaz de detectar la presencia de estas aeronaves a kilómetros de distancia, “mucho antes de que supongan un riesgo”, permite identificar el modelo de aeronave del que se trata y neutralizarla si invade la zona a proteger, informaron fuentes de Indra a Cinco Días. Para funcionar correctamente, el escudo inteligente necesita combinarse con los sistemas de gestión de tráfico aéreo que también posee la compañía.

“La solución ARMS es tan eficaz que puede utilizarse de forma dirigida para dejar fuera de juego un solo dron, en una intervención ‘quirúrgica’, o todo un enjambre de aeronaves completo, aplicando medidas más agresivas. En caso de que la invasión se produzca simultáneamente desde diferentes puntos, el sistema también está preparado para activar una defensa completa, generando una cúpula de protección”, explicaron en Indra, quienes aseguran que ya hay varias empresas nacionales e internacionales, de diferentes sectores, que han mostrado interés en este tecnología.

El caos en Gatwick empezó en la noche del miércoles cuando se vieron naves operadas por control remoto en las proximidades de la pista y volvieron a ser avistadas en la mañana del jueves, en un incidente “deliberado” por la Policía británica. El viernes volvió a aparecer un dron en el aeropuerto, lo que volvió a provocar demoras y cancelaciones de vuelos.

El escudo de Indra tiene un radar con un alcance de varios kilómetros, que en caso de localizar una nave, se activan unas cámaras infrarrojas para cerciorarse de que efectivamente se trata de un dron.

“El sistema también ‘escucha’ y estudia cómo se está comunicando el dron, qué tipo de enlace de datos está utilizando, en qué frecuencia, cómo recibe información para orientarse, pudiendo incluso determinar desde dónde está siendo controlado y por tanto dónde se encuentra el piloto”, señalaron desde Indra. “El grado de inteligencia del sistema de Indra es tan elevado que puede llegar incluso a aplicar técnicas con las que suplanta la señal de posicionamiento del dron para engañarlo y asumir su mando y poder hacerlo aterrizar en el lugar que deseemos”, añadieron.

Normas