Acciona hace caja con la venta de unos juzgados de la Comunidad de Madrid

Iba Capital paga 50 millones por una sede judicial en la calle de Albarracín

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona.
José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona.

Nueva operación de desinversión en el negocio patrimonial de Acciona Inmobiliaria. La filial de la empresa presidida por José Manuel Entrecanales ha vendido un edificio en Madrid que alberga juzgados penales dependientes de la Comunidad de Madrid. El comprador es Iba Capital, que desembolsa alrededor de 50 millones de euros, según avanzan fuentes inmobiliarias.

El edificio está ubicado en la calle Albarracín, 31, en el entorno del área de Julián Camarillo, una zona residencial y de oficinas al este de la ciudad, junto al final de la calle de Alcalá. En 2017, la Comunidad de Madrid decidió llevar a ese inmueble (de cerca de 20.000 metros cuadrados) parte de sus juzgados penales, contribuyendo a crear un núcleo de esa jurisdicción en el entorno, donde ya se ubicaban otros en Julián Camarillo 11 e Institución Libre de Enseñanza 37.

Ahora esos juzgados cambian de casero, en una operación asesorada por la consultora JLL, que declinó hacer comentarios. Iba Capital es una gestora de fondos inmobiliarios fundada en 2013, que gestiona activos por valor de 1.000 millones de euros y que está al frente de la socimi Zambal, vehículo en el que precisamente se incluyen la mayoría de los inmuebles adquiridos.

Inmueble en la calle de Albarracín, número 31, de Madrid.
Inmueble en la calle de Albarracín, número 31, de Madrid.

La firma madrileña Iba Capital cuenta en su cartera con el edificio que es sede de Vodafone en España, la sede de Naturgy en la capital, el parque de ocio de Manoteras, el inmueble de Preciados 9 en Madrid o Plaza de Cataluña 23 en Barcelona. En total, suma 16 activos de tipo core o value added en su portfolio. La empresa cuenta con Thierry Julienne y Jesús Valderrama como socios fundadores.

En los últimos meses Acciona ha vendido algunos inmuebles de oficinas y hotelero, dentro de un plan de desinversiones por el que rota capital para reinvertir en otros segmentos, por ejemplo en la activación del negocio promotor residencial y en adquisiciones de suelo. La compañía cotizada en el Ibex 35 también vendió en octubre su 20% en Testa a Blackstone por alrededor de 380 millones.

Normas