El BCE finaliza sus compras de deuda tras adquirir 260.000 millones en bonos españoles

En 2019 continuará adquiriendo deuda pero solo por el equivalente a la reinversión de los vencimientos

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ofrece una rueda de prensa en Fráncfort, Alemania, el 13 de diciembre del 2018.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ofrece una rueda de prensa en Fráncfort, Alemania, el 13 de diciembre del 2018. EFE

El Banco Central Europeo (BCE) pondrá fin este miércoles a su programa de compra de activos (APP por sus siglas en inglés), completando así, tras casi cuatro años de duración, el mayor experimento de política monetaria puesto en marcha desde la fundación del banco central y a través del que ha adquirido deuda española por importe de unos 260.000 millones de euros.

"El Eurosistema detendrá las compras tras el 19 de diciembre de 2018 en anticipación de la significativamente menor liquidez del mercado, y para reducir las posibles distorsiones", ha indicado el BCE. 

Desde el comienzo de los distintos programas que forman parte del plan de compra de activos del BCE, la institución acumulaba hasta noviembre un total de 2,562 millones de euros en activos, incluyendo 2,095 billones en deuda pública, cifra que se habrá incrementado en unos 15.000 millones de euros hasta este miércoles con las últimas adquisiciones que realizará la entidad.

De este modo, "el 2 de enero de 2019" el banco central volverá al mercado, pero únicamente ya a través de su plan de reinversiones del principal de los vencimientos de deuda acumulada en su balance.

En este sentido, en su reunión del pasado jueves, el Consejo de Gobierno del BCE confirmó que mantendrá su plan de reinversiones de los vencimientos de la deuda adquirida durante un periodo prolongado "más allá de la primera subida de los tipos de interés".

A este respecto, el BCE precisó que las reinversiones de los vencimientos de la deuda comprada bajo el programa APP mantendrán el reparto por países, aunque se realizarán ajustes de forma "gradual" para adecuarse a los cambios de la suscripción de capital de los diferentes bancos centrales nacionales.

La autoridad monetaria ha especificado que tiene previsto mantener el volumen individual de cada uno de los programas que componen el programa ampliado de compra de activos (APP, por sus siglas en inglés). Por tanto, no se producirán cambios en el peso de la deuda comprada al sector público y a las empresas, así como la cantidad de titulizaciones y cédulas hipotecarias, con respecto a los niveles alcanzados al finalizar diciembre 2018. "Durante la reinversión se podrán producir desviaciones temporales en la composición del programa ampliado de compra de activos por motivos operativos", ha explicado el BCE.

En lo referente a los bonos soberanos, el BCE mantendrá el peso de cada país con respecto al total, aunque ha advertido de que se realizarán ajustes para que el porcentaje de cada país en las compras se aproxime a la participación de capital de dichos estados.

"El Eurosistema continuará adhiriéndose al principio de neutralidad de mercado a través de una implementación flexible y suave. Por este motivo, las reinversiones se distribuirán a lo largo del año para permitir una presencia regular y balanceada en el mercado", ha apostillado el Consejo de Gobierno del BCE.

El pasado 3 de diciembre, la entidad ajustó el nuevo reparto de suscripción de capital que se aplicará a partir del 1 de enero de 2019. De esta forma, España reducirá su peso, pasando del 8,8409% al 8,3391%, mientras que Alemania llegará hasta el 18,367% desde el 17,9973% anterior.

Deuda española

Desde la puesta en marcha del programa de compra de deuda pública, en marzo de 2015, uno de los cuatro elementos del plan de adquisición de activos del BCE, la entidad habrá acumulado una exposición neta de unos 260.000 millones de euros en bonos españoles, convirtiendo así a España en el cuarto emisor con mayor presencia en su cartera.

Al cierre del pasado mes de noviembre, el BCE acumulaba bonos españoles por importe de 259.203 millones de euros, tras adquirir 2.534 millones en noviembre, cuando la deuda española fue la más comprada en términos netos por la institución, después de haber elevado su posición únicamente en 126 millones durante octubre.

De este modo, la deuda soberana española representó en noviembre el 25% de las compras realizadas por el BCE, aunque en relación al total de la cartera acumulada desde el lanzamiento de este programa el peso de los bonos españoles era del 12%, manteniéndose así en cuarta posición, por detrás de Alemania, Francia e Italia, y en línea con la clave de capital correspondiente a España sin tener en cuenta a Grecia, que no ha participado en el programa, así como a los países ajenos al euro que sostienen el capital del BCE.

Por el contrario, los socios del euro con menor presencia en la cartera de deuda adquirida entre marzo de 2015 y noviembre de 2018 por el banco central de la eurozona eran Estonia, con un total de 7 millones, seguida de Chipre, con 504 millones, y de Malta, con un total de 1.152 millones.

Además de las compras de deuda pública, el programa del BCE ha incluido también la adquisición de bonos emitidos por empresas, que entre junio de 2016 y el pasado mes de noviembre sumaban 176.878 millones.

Por su parte, el volumen de titulizaciones en cartera del BCE se situó en noviembre en 27.775 millones, mientras que las cédulas hipotecarias alcanzaron los 262.211 millones desde que el BCE iniciara sus compras en el otoño de 2014.

Normas