Seguridad Social

El Gobierno baraja compensar las pensiones con el IPC de noviembre

Los precios se situaron el mes pasado en el 1,7% por lo que el Ejecutivo tendrá que compensar por la décima de diferencia

Jubilados manifestándose por la defensa del sistema público de pensiones
Jubilados manifestándose por la defensa del sistema público de pensiones EFE

El Gobierno está barajando utilizar el dato de la inflación correspondiente al mes de noviembre como base para la revalorización anual de las pensiones públicas que acordó con Unidos Podemos reinstaurar para garantizar el poder adquisitivo de sus beneficiarios. La elección no es baladí pues si el Ejecutivo optara por utilizar la inflación del último mes del año podría ahorrar al Estado el pago de una compensación, si bien dejaría a los pensionistas sin una paga extra adicional en los meses previos a varias citas electorales clave.

Aunque la decisión definitiva “no está tomada”, según aclaran a este diario portavoces oficiales del Ejecutivo, fuentes gubernamentales aseveraron este lunes a Efe que La Moncloa está decidida a usar el dato de noviembre.

El Gobierno de Pedro Sánchez anunció su determinación de volver a poner en marcha un sistema de actualización de las pensiones que permitiera compensar a quienes las reciben por la desviación que se produzca entre el incremento presupuestado de las prestaciones y el encarecimiento de la vida. El Presupuestos de 2018 contempla un alza del 1,6%.

A su vez, en el undécimo mes del año, el Índice de Precios de Consumo (IPC) que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojaba una tasa de inflación del 1,7%, es decir, un alza superior a la prevista para las pensiones. Cada décima de desviación de la inflación sobre las prestaciones equivale a un coste de 128,6 millones de euros para la Seguridad Social, según revelaba hace unas semanas el Ministerio de Trabajo, con lo que esta sería exactamente la cifra que debería abonar el Estado a los pensionistas para compensarles por la pérdida de poder adquisitivo de 2018. Eso si se toma noviembre como referencia que, por otra parte, es el dato que tradicionalmente se venía usado para este tipo de actualizaciones hasta la reforma de 2013.

En diciembre, en cambio, es posible que la tasa de la inflación no supere el 1,6%, según admiten fuentes oficiales, lo que implicaría que no habría pago alguno que hacer a los pensionistas en cumplimiento del compromiso de revalorización de las prestaciones anunciado por el Gobierno y Unidos Podemos. Con las elecciones locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo a las puertas, y un incierto calendario de comicios generales, el Ejecutivo parece dispuesto a usar la inflación de noviembre para hacer que su anuncio tenga un eco patente en el bolsillo de los ciudadanos.

Las fuentes gubernamentales citadas por Efe justifican la decisión alegando que el objetivo es optar por la fórmula más beneficiosa para los pensionistas y que hay margen para hacerlo. Sin mencionar los problemas de déficit del sistema, estas fuentes subrayan que en 2019 la Seguridad Social ingresará unos 1.500 millones más por la actualización de las bases de cotización, con una subida que será del 22,3% para las bases mínimas del régimen general (la misma que para el salario mínimo) y de alrededor del 10 % para las máximas.

Normas