El promotor del Eurovegas extremeño solicita una licencia para 33 casinos

Cora Alpha anunció la apertura de solo cuatro salas de juegos de azar

La empresa ha presentado ya un aval de 10 millones para su Elysium City

Recreación del proyecto Elysium City en el pueblo de Castilblanco (Badajoz).
Recreación del proyecto Elysium City en el pueblo de Castilblanco (Badajoz).

El plan para levantar Elysium City en la comarca de la Siberia extremeña, una ciudad de ocio, residencial y de casinos, va cumpliendo pequeños pasos. El promotor del proyecto, la empresa Cora Alpha, ya ha presentado ante la Junta de Extremadura la documentación del proyecto junto al necesario aval de 10 millones de euros.

Elysium City se presentó hace dos semanas en Mérida ante los medios y autoridades. Esa ciudad se levantará en el municipio de Castilblanco (Badajoz). Lleva aparejada una inversión de 3.500 millones en una primera fase y hasta otros 8.000 millones en una segunda etapa. De momento se desconoce qué entidades o fondos financiarán esa apuesta.

Entre los trámites realizados, la empresa de origen estadounidense, impulsada por el exdirectivo de Disney John Cora, ya ha solicitado lo que se conoce como una licencia máster para 33 casinos en Elysium City.

La compañía había anunciado que levantaría cuatro casinos, pero finalmente ha decidido solicitar permisos para un número mucho mayor como previsión, por si era necesaria una ampliación en el futuro.

En la documentación entregada a la prensa, Cora Alpha ya hablaba de una licencia máster para 20 casinos, pero ese número ha crecido en otros 13. “El grupo quiso curarse en salud ya que se requiere en los pliegos cuántos se podrían abrir”, justifica un portavoz de la empresa, porque “luego es más complicado conseguir la reglamentación y permiso, como el detalle de la superficie o perímetro inicial” para abrir otros adicionales a los cuatro previstos.

Sin embargo, desde Cora Alpha se deja claro que en el proyecto presentado a la Junta solo se contempla ahora un máximo de cuatro casinos. El portavoz explica que se piden más licencias “pero no con intención de hacer una ciudad Vegas [en alusión a la ciudad del juego estadounidense], sino por una cuestión de eficiencia burocrática e ir abriendo en función de la necesidad”.

Por cada licencia, la norma extremeña exige 600.000 euros de capital social, lo que supone 19,8 millones. Esa cifra está garantizada porque el capital social de esta sociedad limitada alcanza una cifra mucho mayor, los 250 millones, según indica la empresa.

Elysium, que recuerda a la palabra paraíso del griego antiguo, se levantará sobre 1.200 hectáreas. Contempla la construcción de cuatro hoteles con sus respectivos casinos, que suman 3.000 habitaciones, además de 2.000 viviendas en la primera fase del proyecto. Se levantará también un parque temático, zona comercial, un campo de golf, un parque acuático, un estadio deportivo con capacidad para 40.000 personas y una marina aprovechando el embalse de García Sola.

En esa localización en Castilblanco el grupo estadounidense Triple Five también barajó hasta este verano la posibilidad de levantar otro proyecto similar de juego y ocio, finalmente descartado por la falta de infraestructuras de acceso a la zona. En España también se han frustrado otros grandes proyectos de este tipo como Eurovegas (Alcorcón), Reino de Don Quijote (Ciudad Real), Gran Scala (Los Monegros) o Madrid Live Resort (del grupo Cordish).

Deducción del 80% en los impuestos del juego

estaba vivo el anterior proyecto del grupo estadounidense Triple Five en la Siberia extremeña, finalmente frustrado, el gobierno regional del PSOE aprobó en verano la conocida como Legio (Ley de Grandes Instalaciones de Ocio), para dar facilidades a las inversiones que superen los 1.000 millones de euros. Esa norma facilita la gestión burocrática ante una única comisión interadministrativa. La norma recoge que se aplicará un tipo tributario del 15%, aunque incluye también deducciones del 80% de la cuota, por suma de las cuantías invertidas en la construcción del complejo.

Partidos. El proyecto cuenta con el apoyo inicial del PSOE y el PP y la oposición de Podemos.

Normas