Sentencia

El TJUE falla a favor del BCE y declara legal la compra de bonos

Está previsto que finalice al término de 2018

Fotografía de archivo tomada el 1 de julio de 2015 que muestra la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (Alemania).
Fotografía de archivo tomada el 1 de julio de 2015 que muestra la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (Alemania).

El programa de compra de deuda del BCE (PSPP) puesto en marcha en 2015 está a punto de concluir. En sus casi tres años de vida se ha tenido que enfrentar a numerosas críticas, una parte importante de las cuales han tenido a Alemania como portavoz. El Tribunal Constitucional de Alemania recibió varios recursos de amparo de particulares que consideraban que la medida excede el mandato del BCE, violaba la prohibición de financiación e iba en contra de la Constitución alemana, por lo que decidió consultar al TJUE.

El Tribunal de Justicia Europeo falló ayer a favor del BCE alegando que no vulnera el derecho comunitario y que no excede el mandato del emisor europeo ni incumple la prohibición de financiación monetaria, es decir, de conceder créditos a un Estado miembro. “Este programa se encuadra en el ámbito de la política monetaria y respeta el principio de proporcionalidad”, recoge la sentencia.

El programa de compra de deuda del BCE se enmarca dentro de las medidas puestas en marcha por la institución para devolver la estabilidad a los precios e impulsar la recuperación de la inflación, que no es que se situara a cierta distancia del 2%, sino que hubo momentos en los que cayó a terreno negativo. La idea era complementar su política de bajos tipos de interés para facilitar el acceso a financiación y ayudar a la expansión económica.

En referencia a las alegaciones que cuestionaban la duración de las medidas, el TJUE afirma que “no resulta evidente que un programa de compra de bonos soberanos más limitado en su volumen o duración hubiera podido garantizar, con la misma rapidez y eficacia que el PSPP, una evolución de la inflación similar a la que se proponía lograr el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC). El tribunal insiste además que wl Derecho comunitario permite "claramente" que el BCE y los bancos centrales operen en los mercados financieros directamente y añade que el programa "no responde a las necesidades específicas de financiación de determinados Estados miembros de la zona euro".

Esta sentencia no resuelve los recursos planteados en Alemania, pero el Tribunal Constitucional deberá juzgarlos con arreglo a esta sentencia, que vincula también al resto de cortes de la UE.

Desde su aplicación en marzo de 2015, el consejo de gobierno del BCE ha ido prolongando y modificando la cuantía máxima de compras, que llegó a alcanzar los 80.000 millones de euros mensuales. En abril de 2017 rebajó el importe a 60.000 millones, recortes que ha ido ampliando hasta octubre de 2018 cuando pasó a comprar 15.000 millones. Está previsto que diciembre sea el último mes que compre. No obstante, esto no supone la retira por completo de la institución, que continuará reinvirtiendo los vencimientos a imagen y semejanza de lo que hizo en su día la Reserva Federal de EE UU.

Normas