La falsificación de perfumes provoca pérdidas de 933 millones en España

El negocio de las fragancias falsas supone, según datos de la Agencia Tributaria, la destrucción de 8.200 empleos al año

Perfumes
Imagen de varios perfumes y mercancía falsificada. Getty Images

La falsificación de perfumes y de cosmética impacta no solo en el bolsillo de aquel que adquiere un producto de dudosa procedencia, sino que también genera una serie de perjuicios graves desde el punto de vista económico, sanitario, medioambiental y de creatividad. El negocio de las fragancias y de la cosmética falsa provoca cada año, según datos que maneja la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo), unas pérdidas de 933 millones de euros y de 8.200 empleos al año en España. De hecho, este sector, es el segundo con un mayor impacto como porcentaje de las ventas (16%), tan solo por detrás de los bolsos, dato que supera casi el doble de la media europea (8,9%). “Cuando hablamos de falsificaciones pensamos en bolsos de lujo, pero todo se falsifica, desde medicinas a neumáticos, donde hay una marca y negocio habrá una falsificación, y el cliente debe saber dónde va su dinero”, explicó Carolina Arias, economista de la Euipo, durante una jornada celebrada sobre el impacto y los peligros de la falsificación de perfumes, y organizada por la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa).

El año pasado se incautaron 3,1 millones de productos falsos, de los cuales más de 355.000 correspondieron a perfumes y cosméticos, según datos de la Agencia Tributaria. Con el fin de aligerar estas cifras, el ministerio de Industria prepara un real decreto que aprobará en breve y que modificará la Ley de marcas aprobada en 2001. Esta nueva normativa, prevista para comienzos de 2019, incidirá en un mayor control de la mercancía en las aduanas, según reveló Águeda Fole, jefa de servicio internacional de la Oficina Española de Patentes y Marcas, quien recalcó la preocupación de la Administración por impulsar una nueva legislación.

Se trata de datos realmente preocupantes para la economía española, insistió la directora general de Stanpa, Val Díez, quien también se refirió a los peligros que puede tener para la piel y la salud el uso de perfumes y cosméticos falsos. Y señaló los más de 180 estándares de calidad fijados por la International Fragances Association (IFRA), que vela para que todos los fabricantes utilicen esencias y componentes seguros. Porque entre un perfume original y otro falso hay un abismo: el primero lleva una media de 80 ingredientes y el segundo no suele tener más de 20 o de 25, y tan solo un 10% es igual al que utilizan realmente los fabricantes, explicó Díez.

También la consejera delegada de Red Points, empresa que identifica y automatiza la eliminación de falsificaciones, Laura Urquizu, advirtió de los peligros que encierra el mercado virtual, ya que el 50% de las falsificaciones de cosméticos y de perfumes en el mundo digital se concentran en las redes sociales. “Un 20% de estas ofertas son de productos falsos, además en internet todo se intensifica porque es inmediato y global”, aseguró Urquizu, que señaló las graves consecuencias que supone para la reputación de una marca, además de la pérdida económica, el riesgo de salud que supone y la contaminación que acarrea. Como solución aportó el uso de la tecnología a través de algoritmos y de inteligencia artificial para frenar este fenómeno. Por su parte, la inspectora jefe de la Unidad de Delitos de Propiedad Intelectual e Industrial de la Policía Nacional, Mónica Dopico, hizo hincapié en la esclavitud que acarrea este negocio, que suele estar ligado al blanqueo de capitales. Y citó el ejemplo de un falso laboratorio, cuyo vertido químico estuvo a punto de contaminar a toda una población en España. Para Mª Emilia Gómez, responsable jurídica de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), regalar un perfume falso es “comprar riesgo y envolverlo en un papel muy caro”.

Normas