Operación

Prosegur se refuerza en ciberseguridad tras tomar el control de Cipher

Esta operación le permite desembarcar en EE UU y Brasil y reforzarse en Reino Unido

Vigilante de seguridad de Prosegur.
Vigilante de seguridad de Prosegur.

Prosegur pisa el acelerador en el negocio de la ciberseguridad. La compañía ha alcanzado un acuerdo para adquirir una participación mayoritaria en Cipher una empresa brasileña especializada en ciberseguridad, con fuerte presencia en Brasil, EE UU y Reino Unido. El acuerdo, sujeto a la aprobación de las autoridades administrativas, profundiza en la transformación del negocio de seguridad y tecnología de Prosegur y refuerza su capacidad en el área de ciberseguridad, donde la compañía desembarcó en 2014.

El importe de la operación no ha sido desvelado ni tampoco la participación exacta que adquiere la empresa española, aunque sí aclaran a Cincodías que es superior al 60%. “El objetivo de la adquisición es seguir integrando nuestra propuesta de seguridad tanto desde el punto de vista físico como digital”, explica Alejandro Alonso, responsable de Prosegur Ciberseguridad. La firma española resalta en un comunicado que Prosegur y Cipher comparten esa visión integral de las operaciones de seguridad, que se concreta en una gestión global del riesgo, con independencia de si su procedencia es del mundo físico o digital.

Con el fin de eliminar esa barrera, y responder a las “soluciones integrales que cada vez nos reclaman más los clientes”, continúa Alonso, ambas compañías planean trabajar juntas para impulsar el desarrollo de soluciones avanzadas de seguridad que combinen los servicios de seguridad en ambos campos y crear una plataforma de gestión del riesgo global. “La idea es construir modelos globales de centros de operaciones de seguridad (SOCs), estandarizar y globalizar nuestras operaciones, y vamos a empezar a trabajar en ello de forma inmediata”, subraya Alonso.

Cipher se fundó en el año 2000, cuenta con un laboratorio de inteligencia de seguridad y dos centros de operaciones de seguridad que operan 24/7. La compañía ofrece servicios gestionados de seguridad y consultoría relacionada con esta actividad. Tras la operación, estos servicios se integrarán con las capacidades de Prosegur para crear un área de inteligencia global con mayores capacidades.

Desde la compañía española defienden que se trata de una adquisición muy complementaria desde un punto de vista de servicios y geográfico, pues les permite entrar en EE UU y Brasil, donde no estaban con su negocio de ciberseguridad y fortalecerse en Reino Unido, donde tenían una pequeña presencia en la actualidad. “La operación nos permitirá generar una intensa transferencia de conocimiento e intercambio de mejores prácticas de forma inmediata”, añade Alonso.

Cuando la operación se complete, Alejandro Alonso, hasta ahora director general de Prosegur Ciberseguridad, ocupará el cargo de presidente ejecutivo de esta unidad de negocio, y el fundador y CEO de Cipher, Eduardo Bouças, permanecerá en la compañía como accionista y consejero delegado global.

Prosegur, que cuenta con una plantilla de más de 175.000 empleados y una facturación de 4.291 millones en 2017, ha experimentado un desarrollo importante en el área de ciberseguridad desde su implantación en 2014. La compañía ya adquirió la empresa portuguesa Dognaedis en 2016 con el fin de fortalecer este negocio, y ahora se ha marcado como meta extender su presencia en nuevas geografías y consolidar sus operaciones en los mercados donde ya estaba en la actualidad, con especial atención a EE UU, el principal mercado mundial para actividades de ciberseguridad. “También en Brasil, donde Cipher es líder en ciberseguridad y nosotros en seguridad física”, dice Alonso.

Con Cipher, Prosegur estará presente en 11 países de Norteamérica, Latinoamérica y Europa y contará con seis centros de operaciones de seguridad (la firma española tiene cuatro en la actualidad en España, Portugal, Paraguay y Colombia). Alonso cuenta cómo la ciberseguridad está evolucionando en las compañías. “Primero querían proteger sus data centers, pero con la transformación digital de las empresas y el tirón del cloud, se han dado cuenta que el riesgo no está solo ahí y ahora quieren proteger sus centros, sus aplicaciones, sus procesos y a las personas”, aclara el directivo, que concluye que “a mayor digitalización de una compañía, más gasto en ciberseguridad”. Y ante este escenario, Prosegur no quiere dejar escapar un mercado, el de la ciberseguridad, de 100.000 millones de dólares y que crece un 15% año sobre año.

La compañía explica que Prosegur Seguridad, su línea de negocio de vigilancia y tecnología, ha obtenido unos ingresos de 1.425 millones en los nueve primeros meses de 2019. Según señala, las soluciones integrales de seguridad ya están implantadas en más del 30% de su cartera de clientes y en más del 50% si se consideran solo los clientes globales.

Tras la operación de Cipher, Prosegur contará con más de 300 profesionales en su área de ciberseguridad. La compañía asegura que no descarta hacer más compras en este terreno “siempre y cuando encaje con nuestro portfolio”, pero admite que lo urgente “es integrar Cipher”.

Normas