El 99% de las pymes que solicitan financiación la consiguen

Análisis de las condiciones en las que la pequeña y mediana empresa española recibe financiación.

financiación pymes

El 34,2% de las pequeñas y medianas empresas españolas han solicitado financiación a entidades de crédito durante este año. Así se desprende del informe de Cepyme: Análisis estratégico para el desarrollo de la PYME en España. En él se evalúa la digitalización e innovación de la pyme durante 2018, así como su acceso a la financiación.

El acceso a la financiación durante la crisis económica ha sido una de las trabas más complicadas a las que se han enfrentado las pymes. Esta falta de financiación provocó que muchas pymes vieran frenar su desarrollo y limitar su competitividad. Sin embargo, gracias al Banco Central Europeo y su política de expansión monetaria, esta situación ha cambiado en los últimos años. Según se recoge en el informe de Cepyme, actualmente es más sencillo acceder a una financiación. Además, las pymes han visto cómo se ha reducido el coste de deuda y los tipos de interés.

Por ello, más del 34% de las pymes han solicitado financiación este año. El 65% no lo ha hecho, pero, de ellos, el 35,7% ha sido porque no lo ha necesitado. Por su parte, el 29,3% se autofinancian, y tan solo el 0,8% asegura que no lo ha solicitado porque consideran que no se lo concederían.

Mejora en las condiciones de financiación para las pymes

La mitad de las pymes (el 51,2%) que han solicitado financiación a entidades de crédito, lo ha conseguido con mejores condiciones que en otros ejercicios. El 37,5% asegura que las condiciones han sido similares, mientras que el 8,2% considera que el escenario es más duro que el presentado años atrás. Además, tan solo el 1,1% de los que solicitaron financiación no se le concedió.

Sí es cierto, e importante de destacar, que el tamaño y la condición de la empresa influyen tanto en la solicitud de financiación, como en el acceso y concesión de la misma. En este sentido, las empresas medianas son las que más financiación solicitan a las entidades, con una representación del 41,5%. Sin embargo, solo el 28,9% de las microempresas han acudido este año a solicitar financiación. Según se explica en el informe, la diferencia radica en la inversión. Es decir, el 39,9% de las microempresas no han invertido en mejoras de material en la compañía, en compra de nueva maquinaria, o en contratar personal nuevo, etc. Mientras que en el caso de la mediana empresa es el 26% el que no ha realizado ninguna inversión.

Sin embargo, en todos los tamaños de las empresas se observa una mejora en las condiciones ofrecidas por las entidades financieras. Siendo mejores para las medianas que para las pequeñas.

Teniendo en cuenta la antigüedad de la empresa, no existen grandes diferencias en las condiciones. Se observa un 42,9% en el caso de las jóvenes frente al 51% de las más maduras en lo que a mejoras de las condiciones se refiere. Pero esta diferencia viene también marcada por la solicitud. Es decir, que las empresas con más años de vida son las que más solicitan financiación.

El sector y el nivel de estudios no son determinantes

En el informe se tiene en cuenta el nivel de estudios del gerente de la empresa y el sector de actividad. En ambos casos, no son factores determinantes para el acceso a la financiación o las condiciones de las entidades. En concreto, si el gerente tiene, o no, estudios universitarios no influye en ninguno de los aspectos, y no se encuentran diferencias reseñables.

En lo que respecta al sector de actividad de la empresa, se puede concluir que actúan de manera muy similar. El 33,8% de las pymes de industria ha pedido algún préstamo este año, mientras que en el caso de la construcción ha sido el 36%. El tercer y cuarto lugar lo ocupan el 34,6% y el 33,6% en el caso del comercio y los servicios respectivamente. Por lo que las diferencias no son muy significativas. De igual manera, el acceso con mejores condiciones está equilibrado entre los sectores. El 59,8% de las pymes industriales ha conseguido mejorar sus condiciones, mientras que este porcentaje ha sido del 47,1% en las pymes de construcción, el 51,4% las comerciales y el 46,9% en los servicios.

Dificultades de las empresas familiares

Sin embargo, sí se aprecian diferencias significativas entre las empresas familiares y no familiares. Concretamente son las empresas no familiares las que tienen una evolución más positiva en las condiciones de financiación. Además, según se extrae del informe, también obtienen mejores resultados en cuanto al plazo de solicitud y de devolución. Esto significa que las pymes no familiares tienen una respuesta a su petición más rápida que las familiares, y también pueden devolver el préstamo en un plazo superior.

Normas