Inflación

El IPC baja seis décimas en un mes y abaratará el ajuste de las pensiones

Los precios marcan el mayor frenazo del año y acaban noviembre en el 1,7%

Si los precios siguen a este nivel en diciembre, el Ejecutivo se ahorrará 257 millones

Los jubilados podrían recibir una "paguilla" mínima a fin de año si el IPC sigue a la baja como hasta ahora.
Los jubilados podrían recibir una "paguilla" mínima a fin de año si el IPC sigue a la baja como hasta ahora.

La fuerte caída del petróleo en las últimas semanas ha deparado el mayor frenazo en los precios en lo que va de año: seis décimas. El IPC cerrará noviembre en el 1,7%, frente al 2,3% de octubre, según el dato adelantado publicado hoy por el INE. No bajaba seis décimas desde diciembre del año pasado.

Aunque el dato adelantado no detalla la repercusión de las distintas partidas en el IPC, pero sí explica que "en este comportamiento destaca la bajada de los precios de la electricidad y los carburantes (gasoil y gasolina), frente a la subida que experimentaron en 2017".

El IPC baja seis décimas en un mes y abaratará el ajuste de las pensiones

Este comportamiento de los precios abaratará la factura que debe pagar el Gobierno a los pensionistas por el ajuste del alza de la pensión al IPC real. Los presupuestos de 2018 (aprobados por el PP con apoyo de Ciudadanos y el PNV) fijaron una subida del 1,6% en las pensiones, que se actualizaría con el IPC real. Esta misma semana la ministra de Empleo, Magdalena Valerio, explicó que el ajuste se haría con el IPC de diciembre.

La previsión oficial del Gobierno era un IPC del 1,9% a cierre de año, pero el comportamiento del petróleo está llevando los precios por debajo de este nivel. Cada décima de desviación que haya que ajustar supone, según explicó valerio, 128,6 millones de euros. El Gobierno esperaba desembolsar 386 millones con el IPC al 1,9% (tres décimas de desviación), por lo que si los precios acaban diciembre en el 1,7%, el Ejecutivo se ahorraría 257 millones de euros.

El ahorro a largo plazo es superior, puesto que habitualmente esta subida de los precios se consolidaba en la pensión, lo que duplica el impacto del ajuste: hay que compensar a los pensionistas por la desviación de 2018 y también elevar la pensión con la que arrancan 2019. El Ejecutivo preveía 771,6 millones de impacto, que se reducirían a 257 si el IPC se queda en el 1,7%. Para los pensionistas la situación es la contraria. Si el IPC no se mueve demasiado del 1,6% que se preveía en julio, la llamada "paguilla" (el abono del ajuste de la pensión al IPC) será mínima.

No obstante, los precios del petróleo pueden repuntar si la OPEP pacta un nuevo recorte de producción el próximo 6 de diciembre. El año pasado el petróleo rondó en diciembre los 60 o 65 dólares el barril Brent, por lo que tendrá repercusión positiva en la inflación si sube de estos niveles. Actualmente está en 58.

Por otro lado, el indicador adelantado del índice de precios de consumo armonizado (IPCA) -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro- ha quedado este mes en el 1,7 % interanual, también seis décimas por debajo de la tasa del mes pasado. En cuanto a la evolución mensual del IPC, la tasa de incremento de los precios ha registrado en noviembre un descenso del 0,1 % respecto a octubre, tras tres meses consecutivos de avances.

Normas