Los criptomercados en el tercer trimestre

Aunque desde principios de 2018 el número total de criptomonedas y activos digitales ha crecido un 51%, el valor total de este mercado se ha reducido en un 64%

Aunque desde principios de 2018 el número total de criptomonedas y activos digitales ha crecido un 51%, el valor total de este mercado se ha reducido en un 64%, influenciado, sobre todo, por varios hitos de índole legal y tecnológica, sumado al componente de la estacionalidad correspondiente a los meses del tercer trimestre del año.

Por ejemplo, durante el mes de julio se tomaron medidas favorables en países como Malta o Francia, y se produjeron avances técnicos en blockchain, la tecnología que sustenta las criptomonedas, que incidieron de forma positiva en la capitalización de mercado. Mientras en agosto se registraron hitos negativos, como prohibiciones por parte de gobiernos y grandes empresas como la china Baidu, y hackeos a exchanges que provocaron una devaluación del 19%. Sin duda, los meses de agosto y septiembre son los que han marcado los resultados negativos del tercer trimestre de 2018, deteriorando aún más el panorama bajista del mercado.

En cifras, de las más de dos mil criptodivisas existentes a cierra del tercer trimestre del año, más del 80% del valor total del criptomercado está representando por los diez principales criptoactivos, y un 70% del total por las tres primeras, bitcóin, ethereum y ripple. Este incremento de la dominancia del mercado por parte de las principales criptomonedas se debe principalmente a la revalorización del 8% del bitcóin, puesto la segunda mayor criptomoneda - ethereum - ha visto reducida su cuota de mercado en casi un 7% durante el tercer trimestre. Desde diciembre de 2017, bitcoin no registraba estos niveles de concentración, superiores al 50% del valor total del mercado. Por tanto, el impacto negativo del “criptomercado” ha sido generado debido a las altcoins (criptomonedas alternativas a bitcoin), puesto que bitcoin ha tenido un impacto positivo y, como resultado neto, ha aumentado su dominio del 41,8% al 51,2% durante este tercer trimestre.

Pero existen otras criptomonedas más allá de bitcoin o ethereum. De las diez mayores, seis han reducido el valor de su capitalización durante este último trimestre, y seis han conseguido mantener o aumentar su valor. Cardano es la que presentó peores resultados en el tercer trimestre – con una depreciación del 32% -, mientras Stellar y Ripple se han encontrado en el lado opuesto con una revalorización del 39% y del 30%, respectivamente, a pesar de haber sido las que han visto aumentado más el coste de sus transacciones.

En cuanto al volumen de operaciones, también se ha observado una reducción en este periodo, distinguiéndose dos ciclos principales: uno de tendencia alcista en el mes de julio con una apreciación del criptomercado del 16,5%, y uno de tendencia descendiente que comenzó en agosto y se extendió hasta el cierre del trimestre, con una depreciación del 17,5%.

En lo que respecta al estudio de la inversión en proyectos financiados con criptomonedas, denominados comúnmente como Initial Coin Offerings – ICOs, por sus siglas en inglés – se ha producido una contracción importante del capital invertido. Esta caída, siguiendo la inercia del mercado desde inicio de año, se debe fundamentalmente a la tendencia bajista del mercado y al periodo estival, de menor intensidad financiera.

A pesar de que en septiembre se registraron mínimos anuales con solo 77 ICOs, casi la mitad que en mayo de este mismo año, en términos interanuales y atendiendo exclusivamente al capital medio recaudado por las ICOs, no se apreció un empeoramiento. De hecho, septiembre fue el mes del año en el que el promedio de recaudación de capital por las ICOs fue más elevado, casi 16 millones de dólares por ICO. Teniendo en cuenta la variable de la estacionalidad, se puede esperar que durante el último trimestre del año se recuperen en cierta medida los niveles de inversión previos.

Sin duda, y aunque se trata de un mercado naciente, es importante no perderlo de vista. En comparación, suponiendo que su capitalización fuese equivalente a la de una empresa, su valor, a 30 de septiembre de 2018, lo situaría como la vigesimocuarta mayor empresa del mundo, por encima de grandes compañías como Intel o Procter & Gamble. En cuanto a bitcóin, su valor sería equiparable al de la estadounidense Nike. Aunque es cierto que estas cifras se encuentran muy lejos de los niveles de diciembre de 2017, cuando el criptomercado tenía una capitalización equivalente a la quinta mayor empresa del mundo, en términos legislativos, poco a poco vemos avances que asientan al mercado. Actualmente, ya consideran legal el uso de bitcóin son 85 países, frente a los 81 del trimestre pasado, 25 no se pronuncian, y solo 19 países lo declaran ilegal, uno menos que hace tres meses.

Jaime Fernández Cerezo, Consultor Fintech de Finnovating

Normas