BCE

Guindos alerta de un entorno "más desafiante" para la estabilidad financiera de la zona euro

Advierte que los riesgos a la baja para las proyecciones macroeconómicas se han hecho más pronunciados desde mayo

Señala que algunos bancos no ofrecen la rentabilidad requerida por los inversores

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos EFE

El entorno para la estabilidad financiera de la zona euro se ha vuelto "más desafiante" en los últimos meses ante el incremento de los riesgos a la baja para el crecimiento de la economía global y las tensiones proteccionistas y en los mercados emergentes además de la posibilidad de un 'Brexit' caótico, según ha advertido el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, durante la presentación del informe semestral sobre Estabilidad Financiera elaborado por la institución.

El banquero español ha señalado el riesgo que para la estabilidad financiera de la zona euro representa la materialización, en un plazo de dos años, de cuatro amenazas clave, incluyendo un repunte desordenado de las primas de riesgo, las dudas sobre la sostenibilidad de la deuda, los obstáculos a la capacidad de intermediación de la banca y las tensiones de liquidez en el sector de los fondos de inversión.

En este sentido, el informe del BCE, si bien sostiene que le crecimiento económico y la mayor resiliencia de los bancos han respaldado la estabilidad financiera en la eurozona, al mismo tiempo advierte de que los riesgos a la baja para las proyecciones macroeconómicas se han hecho más pronunciados desde mayo en relación con el repunte del proteccionismo y las tensiones en los mercados emergentes, mientras siguen acumulándose vulnerabilidades financieras en los mercados en "bolsas de altas valoraciones y primas de riesgo comprimidas".

De hecho, como ha señalado también en la presentación del documento el vicepresidente del BCE, el informe advierte del incremento de la incertidumbre "política y sobre las políticas" en la eurozona, en relación con las preocupaciones de los inversores sobre los planes de gasto público.

Escaso contagio de Italia

En este sentido, el análisis del banco central destaca que la incertidumbre respecto a la situación en Italia "no se ha contagiado de manera significativa a otros países de la eurozona", en contraste con los episodios de estrés registrados en la región en 2011 y 2012.

"Las tensiones en los mercados de deuda soberana de Italia en mayo sirven de recordatorio sobre lo rápido que las incertidumbres sobre políticas pueden provocar cambios en la confianza de los mercados y una reapreciación del riesgo", apunta el BCE.

Por otro lado, en su presentación Guindos ha destacado el riesgo que representa para la estabilidad los obstáculos a la capacidad de intermediación de la banca, señalando que "los desafíos del sector están reflejados en el precio de sus acciones y sus valoraciones". De hecho, el español ha apuntado que "una gran parte de bancos de la zona euro no está ofreciendo la rentabilidad requerida por los inversores".

En este sentido, el BCE señala que la rentabilidad financiera (RoE) de las entidades de la región en la primera mitad del año se mantuvo estable en torno al 7%, aún por debajo del coste de capital de las entidades, añadiendo que vulnerabilidades estructurales como la sobrecapacidad en algunos mercados domésticos y los elevados costes operativos "siguen moderando la rentabilidad de la banca", que ha logrado, por otro lado, reducir prácticamente a la mitad desde 2014, la ratio de créditos dudosos (NPL).

En cuanto a la solvencia de las entidades de la zona euro, el exministro español ha indicado que al incorporar al examen de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) el impacto de las tensiones en los mercados emergentes y de la deuda soberana, el coste oscilaría entre 30 y 70 puntos básicos adicionales a la merma de capital de 380 puntos básicas registrada en el ejercicio, cuyos resultados se dieron a conocer el pasado 2 de noviembre.

Por otro lado, el informe del BCE advierte de los crecientes riesgos para la estabilidad al margen del sector bancario, particularmente relacionados con el sector de los fondos de inversión, cuyo volumen de activos alcanzaba los 13,8 billones de euros en junio de 2018, frente a los 5,7 billones de hace diez años.

Normas