Deporte

Pedro Sánchez autoriza que la final de la Copa Libertadores se juegue en el Santiago Bernabéu

Asegura en su cuenta de Twitter que ya se trabaja en el diseño de la seguridad del evento

Pedro Sánchez autoriza que la final de la Copa Libertadores se juegue en el Santiago Bernabéu

 El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado el visto bueno y confirma que España está dispuesta a organizar la final de la Copa Libertadores entre los equipos argentinos de Boca Juniors y River Plate, según han informado a Europa Press fuentes de Moncloa.

De esta forma, el Ejecutivo español se ha mostrado dispuesto a acoger el partido entre ambos clubes bonaerenses después de que la Conmebol, entidad organizadora de dicho torneo, haya solicitado formalmente la celebración del mismo en el estadio Santiago Bernabéu en el fin de semana del 8 al 9 de diciembre.

"Las FCSE --Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado-- y los servicios implicados, con amplia experiencia en dispositivos de este tipo, trabajan ya en el despliegue necesario para garantizar la seguridad del evento", ha subrayado el presidente del Gobierno en un mensaje desde su cuenta oficial de Twitter.

Así, el jueves se ha celebrado una reunión en la sede de Delegación del Gobierno de Madrid para abordar las condiciones de seguridad que implican este encuentro, pues está considerado de alto riesgo. El presidente de la Comunidad de Madrid, Angel Garrido, ha garantizado que, en el caso de celebrarse en la capital española, se hará con todas las garantías de seguridad. Además, ha añadido que Madrid está acostumbrado a celebrar este tipo de eventos y ha recordado que el Estadio Metropolitano acogerá la final de la 'Champions League' el 1 de junio de 2019.

El partido de vuelta de la eliminatoria entre los dos grandes equipos de Buenos Aires fue suspendido el pasado fin de semana, después de que se produjesen incidentes violentos por parte de hinchas radicales de River contra el autobús de Boca.

Ante ello, la propia Conmebol ya anunció el pasado martes que el duelo definitorio se iba a disputar en otra sede aún por definir y distinta del estadio Monumental, recomendando que estuviera fuera de Argentina el campo que la albergase finalmente.

En una carta remitida por el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, a los presidentes de Boca, Daniel Angelici, y de River, Rodolfo D'Onofrio, el mandatario destacó que los actos violentos hacen que sea mejor acabar la final en otro país.

"Conforme a los hechos de violencia ocurridos en la ciudad de Buenos Aires el 24 de noviembre, los cuales pusieron en riesgo la seguridad de los jugadores, oficiales y aficionados, incluso con hechos delictivos que las autoridades de la República Argentina se encuentran aún investigando, resulta prudente que el partido final no se juegue en dicho país", pidió Domínguez.

En la misma misiva, el dirigente afirmó que el duelo de vuelta se llevará a cabo entre el sábado 8 o el domingo 9 de diciembre, "en horario y sede a definirse por la administración de la Conmebol a la mayor brevedad".

Normas