David Kerr: "Hay mucha menos inquietud por el Brexit de la esperada"

"El fenómeno populista no es solo británico: mire Podemos"

"¿El futuro del mercado legal? Veremos la fusión de firmas"

David Kerr, CEO mundial de Bird & Bird, junto con Coral Yañez, 'co-head' de la oficina de la firma en Madrid.
David Kerr, CEO mundial de Bird & Bird, junto con Coral Yañez, 'co-head' de la oficina de la firma en Madrid.

La ciudad de Madrid ha sido la sede elegida por el despacho británico Bird & Bird para su reunión internacional de socios. La cita, celebrada hace unos días, congregó a más de 300 profesionales de una firma que supera los 1.300 abogados en una veintena de países. A pesar de los desafíos y la incertidumbre que rodean al sector legal, sumido en un profundo proceso de cambio, el CEO mundial del bufete, David Kerr, dice encarar el futuro con gran optimismo. Sí le resulta más preocupante, en cambio, la deriva populista que percibe en la política mundial. Una ola que, a su juicio, explica el sí dado por Reino Unido a su salida de la Unión Europea. Su pronóstico: se rubricará el acuerdo y las relaciones entre la isla y el continente no tardarán en estabilizarse.

¿Están las firmas británicas viéndose afectadas por el Brexit?

El Brexit no es un fenómeno exclusivamente británico, sino que forma parte de algo más amplio como es el auge del populismo. Lo hemos visto en EE UU con Donald Trump, en Italia con el Movimiento 5 Estrellas o en España con Podemos. Debemos tomarnos muy en serio este asunto. Bird & Bird es una firma muy internacional. Solo un 31% o un 32% de nuestro de negocio se encuentra en Reino Unido, por lo que el Brexit no tendrá un gran impacto para nosotros. Estamos bastante tranquilos. Tras el referéndum, yo era de los que creía que la economía caería. Y no solo no ha sido así, sino que crecemos y estamos en niveles récord de empleo.

¿Cuál es el grado de preocupación de las empresas? ¿Reciben muchas consultas?

No nos están llegando a gran escala. Por supuesto, hay clientes que nos preguntan qué hacer para cumplir con la legislación europea, pero los empresarios son pragmáticos y no van a abandonar Reino Unido si no ganan nada con ello. Reconozco que esperaba más inquietud de la que está habiendo. Lo que me trasladan mis clientes es que ni tienen planes específicos ni creen que el Brexit vaya a afectarles demasiado. Solo señalaría una excepción: el empleo. Durante muchos años, Reino Unido ha atraído a trabajadores de todo el mundo y la gran preocupación ahora es si las compañías van encontrar el talento necesario para sus fábricas y oficinas.

Bird & Bird se presenta como una firma que se organiza alrededor sus clientes, ¿cree que han sido descuidados tradicionalmente por los bufetes?

Desde el principio, hemos crecido intentando entender los sectores de nuestros clientes. Ese ha sido el núcleo de nuestra estrategia. Es cierto que muchas de las grandes firmas legales se han centrado en operaciones financieras o corporativas y han desatendido al cliente. Para nosotros, sin embargo, mantener relaciones de larga duración con ellos lo es todo. Lo más importante es que sientan que estamos en la esquina del ring a su lado.

¿Qué papel va jugar la tecnología en las firmas? ¿Sustituirá el robot al abogado?

Las firmas legales estamos viviendo un periodo muy emocionante. La tecnología nos va a permitir muchas mejoras en el servicio que damos a nuestros clientes. Sin duda, hasta ahora hemos hecho muchas cosas, pero el siguiente paso que va a dar el sector va a ser muy radical. Hay una parte que está clara: la tecnología nos va a quitar mucho trabajo aburrido y nos va a permitir mejorar procesos. Pero lo realmente emocionante será para aquellos que de verdad entiendan lo que está pasando, porque les dará una ventaja frente a sus competidores y podrán crear algo nuevo: mejor gestión, mejores resultados, mejor experiencia del cliente.

¿Están preparados los abogados para este cambio “radical”?

Una vez pase esta revolución, dentro de cinco o diez años, tendremos dos tipos de abogados. Habrá una gran demanda de letrados con gran experiencia y conocimiento para que asesoren a los clientes en transacciones, disputas, etc., pero también habrá una demanda creciente de abogados con mucha experiencia en sistemas. Cuando hablo con los letrados más jóvenes les digo: felicidades, porque te estás incorporando a la profesión en un momento en el que hay muchas oportunidades. Pero hay que estar preparado para el cambio y adaptarse. Es como usar Google. Tengo amigos que buscan cualquier cosa en diez segundos y otros que nunca encuentran nada. Será parecido en los servicios legales: habrá abogados que se adapten y otros estarán perdidos. En Bird & Bird queremos ser de los que entiendan el futuro.

¿Cree que la tecnología será un factor de democratización o de desigualdad?

La tecnología nos va a beneficiar a todos, aunque de formas distintas. En muchos países tienen el problema de que el acceso a la justicia es muy caro. Los clientes se van a beneficiar porque podrán acceder a servicios que ahora no pueden pagar. Las grandes compañías también saldrán ganando porque los servicios serán más eficientes. No creo que ningún abogado deba pensar que va a salir perdiendo con todo este proceso, porque habrá más oportunidades para prestar servicios legales de valor que la gente demanda. Soy enormemente positivo.

Todos los despachos dicen hoy que son innovadores. ¿Qué hace Bird & Bird en este sentido?

Hemos creado un paquete de soluciones jurídicas que está recibiendo un muy buen feedback por parte de nuestros clientes, que dicen que ningún otro despacho tiene nada parecido. Entre el 65% y el 70% de nuestros clientes utiliza este paquete. Pero lo realmente interesante aquí es la siguiente generación de sistemas y plataformas, que va a ser radicalmente distinta. Se van a crear nuevas plataformas legales que van a requerir que los abogados se adapten a ellas.

¿Se refiere a plataformas que asistirán el trabajo de los abogados o plataformas que ofrecerán un servicio jurídico al cliente?

Son sistemas que podrán usar los clientes en la gestión de su trabajo y, a la vez, les brindará un canal de comunicación seguro y eficaz. Son plataformas que no son solo para abogados, sino que estarán dirigidas a todos los asesores que estén involucrados en un proyecto. Esto es inevitable, va a ocurrir. Lo que Bird & Bird ha hecho hasta ahora es muy bueno, pero somos conscientes de que la siguiente generación dará un paso más. Algunas de las cosas que hemos construido hasta hoy se seguirán usando, sí, pero estas plataformas van a llegar y queremos estar al frente de las mismas, diseñándolas, siendo sus arquitectos y ayudando a su uso.

Se debate mucho sobre el papel que deben tener los profesionales no juristas dentro de los despachos. ¿Qué papel dan en Bird & Bird a estos perfiles?

En nuestra organización llevamos 25 años teniendo lo que los abogados llaman “no-abogados”. Es decir, otros profesionales que desempeñan roles críticos en la firma, como marketing, finanzas o tecnología. Es estúpido pensar que los abogados pueden ser tan expertos en estas materias como lo son en el derecho. Pero realmente existe este problema en el seno de los despachos: muchos letrados creen que pueden hacerlo todo. Por eso, he aprendido que una de las cosas más importantes es educarles. Pero, además, esta cuestión tiene una segunda derivada. Nosotros trabajamos con consultores y otros profesionales para ofrecer a los clientes servicios combinados. Y aquí también los abogados tienen que limitarse a hacer lo que saben hacer y no pretender ser, además, consultor o experto en marketing.

Por un lado, los bufetes crecen y se internacionalizan; por otro, las big four se expanden en el sector legal. ¿Está saturado el mercado? ¿Veremos fusiones en los próximos años o hay pastel para todos?

No estoy seguro. Creo que habrá algunas concentraciones, pero las firmas legales tienen una posición interesante en el mercado. Es cierto que las big four se están desarrollando y están integrando el asesoramiento legal dentro de sus servicios, pero no tengo claro que los clientes quieran que sus auditores sean, a la vez, sus abogados. Cuando existen temas regulatorios, de litigación o investigaciones, que tu auditor sea también quien te defienda no es la opción más segura. No obstante, para combatir este crecimiento, los abogados tenemos que ser mejores comerciales. En resumen, habrá concentraciones, pero también un buen mercado para las firmas legales siempre que sepamos ofrecer nuestros servicios con una base muy comercial.

¿En qué sectores están las oportunidades de negocio de las firmas en los próximos años?

Hemos visto gran crecimiento en el sector del retail, el de la economía digital, el de los servicios financieros (con las fintech) y también en el mercado automovilístico. No obstante, creo que la gran revolución vendrá en el campo de la medicina y la bioética, y en el sector de la energía.

¿Qué le pide Bird & Bird a un joven abogado para contratarle?, ¿qué cualidades o habilidades debe tener?

Que sea inteligente, valiente y con visión táctica.

Pensé que diría: “Que sepa programar”.

Prefiero que sienta pasión por su trabajo. Nos gusta la gente entusiasta.

Normas