Draghi insiste en que normalizará tipos pese al debilitamiento de la economía

"No hay razón por la que la expansión en la zona del euro debiera terminar de forma abrupta", afirma

Considera que las razones del enfriamiento económico son temporales

 El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pronuncia un discurso durante el 28 Congreso de Banca Europea
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, pronuncia un discurso durante el 28 Congreso de Banca Europea EFE

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dejó hoy entrever que la entidad continuará con la normalización de su política monetaria pese a que se ha debilitado el crecimiento económico en la zona del euro por factores temporales.

En un congreso de banca europea, Draghi dijo que "no hay razón por la que la expansión en la zona del euro debiera terminar de forma abrupta". El presidente del BCE consideró que el debilitamiento que atraviesa la economía de la zona del euro en estos momentos es normal tras la expansión anterior y es de carácter temporal.

"Una ralentización gradual es normal en la medida en que la expansión madura y el crecimiento converge hacia su potencial a largo plazo", apostilló Draghi. "Pero la expansión de la zona de euro es todavía relativamente corta en duración y pequeña en tamaño", según el presidente del BCE.

El banquero italiano señaló que la economía de la zona del euro ha crecido durante cinco años y que esperan que la expansión continúe los próximos años. El BCE ha visto que recientemente se ha reducido el ritmo de crecimiento y en las dos últimas proyecciones macroeconómicas trimestrales se han revisado a la baja las previsiones de crecimiento.

"Los datos actuales también han sido débiles", dijo Draghi, quien recordó que el crecimiento de la zona del euro fue en el tercer trimestre sólo del 0,2 % respecto al trimestre anterior. No obstante, Draghi advirtió de que han aumentado "las incertidumbres para las perspectivas a medio plazo" de inflación y dijo que el Consejo de Gobierno podrá analizar mejor los riesgos para el crecimiento y la inflación en su próxima reunión de diciembre, cuando tenga las nuevas proyecciones macroeconómicas del personal del BCE.

El BCE ha dicho en los últimos meses que espera que los tipos de interés "se mantengan en los niveles actuales hasta al menos durante el verano de 2019". No obstante, Draghi se deja la opción de hacer algo en caso de que la situación empeore mucho en las próximas semanas hasta la próxima reunión del Consejo de Gobierno el 13 de diciembre.

Si las condiciones financieras empeoran excesivamente o si las perspectivas de inflación se deterioran, el BCE debe reaccionar y ajustar el ritmo de la orientación de los tipos de interés, según su presidente. La entidad monetaria presta a los bancos semanalmente al 0 % y les cobra un 0,4 % por el exceso de reservas. El BCE redujo las compras de deuda pública y privada a 15.000 millones de euros en octubre y ha dicho desde junio que dejará de adquirir bonos en enero.

Draghi se mostró optimista respecto al crecimiento de la zona del euro y consideró que los dos factores principales que lo han debilitado son temporales. Por un lado, en la primera mitad de 2018, el mal tiempo y enfermedades, como una ola de gripe en Alemania, afectaron a la producción en varios países.

En el tercer trimestre, la entrada en vigor de los nuevos estándares de emisiones en Europa el 1 de septiembre también ha creado "alteraciones significativas" en la producción automovilística, según el presidente del BCE.

La producción automovilística ha caído porque los fabricantes evitaron crear inventarios de modelos a los que no habían realizado las nuevas pruebas, lo que ha tenido un efecto fuerte en economías con un sector de automóvil grande como Alemania.

La economía alemana se contrajo en el tercer trimestre un 0,2 % frente al trimestre anterior, la primera contracción desde comienzos de 2015. Pero Draghi considera que la producción automovilística debería volver a la normalidad a finales de año y que los últimos datos muestran que se normaliza.

El segundo factor por el que se ha debilitado el crecimiento económico de la zona del euro es que el crecimiento del comercio ha sido más débil. El crecimiento del comercio mundial se ha desacelerado desde el 5,2% en 2017, hasta el 4,6 % en la primera mitad de este año porque se produce una corrección cíclica tras haber crecido mucho el año pasado.

Pero hay dos condiciones que podrían hacer que este proceso de estabilización dure más tiempo y son el proteccionismo y si la incertidumbre sobre la demanda externa se contagia a la demanda interna mediante los canales de confianza e inversión. El acuerdo comercial entre EEUU, Canadá y México reduce algo la incertidumbre, pero que se mantienen otras disputas, dijo Draghi.

Normas