Zuckerberg impulsa la clase equivocada de independencia

Externalizar el control de las noticias falsas no arreglará la cultura empresarial de Facebook

Mark Zuckerberg, presidente y CEO de Facebook.
Mark Zuckerberg, presidente y CEO de Facebook.

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, está impulsando la clase equivocada de independencia. El consejero delegado de la red social reveló el jueves que planea establecer un comité externo para ayudar a detectar noticias falsas y contenido que transmita odio. La medida viene después de nuevas revelaciones sobre lo mal que él y otros trataron la intromisión rusa en las elecciones de Estados Unidos. Sin embargo, externalizar las decisiones no arreglará la cultura empresarial de Facebook. Sacar a Zuckerberg de su silla sería un paso en la dirección correcta.

El New York Times publicó el miércoles un devastador informe detallando una serie de malas decisiones hechas por Zuckerberg y su segunda al mando, la directora de operaciones, Sheryl Sandberg. El equipo ignoró las señales de advertencia de que agentes respaldados por el Kremlin usaron la red social para influir en los votantes durante las elecciones presidenciales de 2016 y minimizó los daños del contenido lleno de odio que se iba extendiendo a sus cerca de 2.000 millones de usuarios. Facebook incluso intentó desviar las críticas desplegando un equipo de investigación para difundir artículos negativos sobre sus contrarios en los medios de comunicación conservadores.

Zuckerberg sigue confiando mucho en su manual de disculpas. Explicó, varias veces, durante una conversación con periodistas el jueves que Facebook ha “progresado mucho”, pero que “todavía tiene mucho trabajo por hacer”.

Una de esas iniciativas consiste en la creación de un comité independiente para tomar decisiones sobre libertad de expresión. Los detalles, incluyendo quién podría estar en el mismo, son escasos. Pero hay pocas posibilidades de que la empresa de 400.000 millones de dólares pueda externalizar fácilmente la responsabilidad de supervisar el contenido sin consecuencias.

En los últimos 18 meses, más o menos, ha surgido en Facebook un patrón de mala toma de decisiones y de falta de juicio. Por ejemplo, cuando dentro de la empresa se dieron cuenta del alcance de la campaña de Moscú, Zuckerberg estuvo en gran medida ausente: en 2017 estaba en lo que llamó una “gira de escucha” por América, ordeñando vacas y comiendo pasteles.

Se requiere un cambio más fundamental en el corazón de la empresa. Eso es difícil con Zuckerberg siendo presidente, CEO y, gracias a las acciones con derecho de supervoto, con el control de los votos de los accionistas. Pero reemplazarlo como jefe del consejo con alguien externo fuerte sería una buena manera de aliviar la carga de un equipo de dirección sobrecargada y traer la chispa de liderazgo independiente que la compañía necesita tan desesperadamente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

 

Normas