La mentalidad incansable del empleado digital

La capacidad de aprendizaje se valora más que unos conocimientos que podrían quedar obsoletos

La transformación no está en manos de la tecnología, sino de las personas

Empleo
GETTY IMAGES

En medio de una intensa lucha por conseguir atraer el mejor talento, los perfiles técnicos se sitúan entre los más buscados para impulsar la digitalización. Sin embargo, la formación académica no es suficiente, las compañías demandan candidatos más completos para hacer frente a los retos de la transformación tecnológica.

“Un perfil digital es un mindset, una manera de enfrentarse al día a día”, subrayó el jefe de estrategia digital y crecimiento de El Corte Inglés, Jorge Llerena, durante su intervención en la Feria del Empleo en la Era Digital, celebrada en La Nave (Madrid) y cuya inauguración contó con la presencia de la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. Las personas con este tipo de mentalidad se distinguen por su motivación para el aprendizaje y crecimiento continuo, por su enfoque colaborativo y transparente a la hora de compartir información y por abrazar la diversidad de pensamiento. El directivo se refirió a estos individuos como betas, pues “son conscientes de que lo que vale hoy no servirá mañana, pero están cómodos en esta ambigüedad y preocupados por una mejora constante”.

Asimismo, Llerena también hizo hincapié en la trascendencia de la pasión a la hora de encontrar el candidato idóneo. “Los conocimientos y las habilidades suman, pero la actitud multiplica, así que por mucho que se tengan los dos primeros componentes, si se carece de buena disposición, el resultado siempre va a ser cero”, sentenció. Una idea con la que comulgó el director del área de empleabilidad de la Fundación Telefónica, Luis Miguel Olivas, quien animó a los presentes a reinventarse cada día.

Por su parte, la directora de Linkedin para España y Portugal, Sarah Harmon, reivindicó la necesidad de apostar por “perfiles con mentalidad esponja, que estén dispuestos a aprender constantemente”. A este respecto, también Olivas insistió en que aunque la formación es necesaria, especialmente para el corto plazo, “la titulitis debe morir para empezar a buscar a las personas en función de sus habilidades y su actitud”. En un mundo en el que reina la incertidumbre y no se sabe qué conocimientos serán necesarios en el futuro, la voluntad de evolución se valora más que unos estudios que corren el riesgo de quedar obsoletos. Una teoría que secundó el director de atracción de talento de El Corte Inglés, Aitor Bilbao. “La experiencia ya no es hacer lo mismo durante 15 años, sino haber desempeñado trabajos distintos, porque la situación cambia constantemente”, comentó el experto.

Otro dato llamativo que quiso resaltar Harmon es el hecho de que “se haya asistido presencialmente a una feria de empleo digital en la que se han intercambiado tarjetas de visita y currículos en papel. Es la muestra de que no podemos quitar la parte humana en el proceso de selección del talento”. La directiva de esta red social hizo hincapié en que “aunque hay una gran diferencia entre las competencias tecnológicas que demandan las empresas y las que se encuentran en el mercado laboral, eso se puede cambiar en cualquier momento”. Por el contrario, la experta se mostró especialmente preocupada por la brecha existente en el terreno de las habilidades actitudinales: la comunicación oral y escrita, la capacidad de negociación o la gestión de proyectos.

En este sentido, Bilbao sostuvo que la transformación digital es una cuestión de filosofía, no de tecnología. “Por supuesto que se necesitan matemáticos, ingenieros y científicos de datos, pero también perfiles más humanistas, como antropólogos, sociólogos o filósofos, que entiendan que las relaciones laborales siempre van a realizarse a través de las personas”, matizó el experto en recursos humanos, para quien las máquinas deben limitarse a potenciar el trabajo de estas. Por su parte, Olivas se mostró muy vehemente sobre el papel que ocupan los individuos en el entorno digital: “La tecnología habilita, pero las personas transforman”, sentenció.

En esta línea, Llerena defendió que los candidatos necesarios para la era digital son aquellos que no miran con miedo a la tecnología, sino que por el contrario, “la entienden como un facilitador que va a traer abundancia”. En este sentido, la directora de ventas técnicas de cloud para IBM, Susana del Pozo, alegó que aunque la transformación digital esté provocando que muchos perfiles tradicionales tengan que reinventarse, la inteligencia artificial no sustituirá a las personas. “Es solo una ayuda y como tal la estamos contemplando”, indicó la experta, al tiempo que justificaba que también han aparecido nuevas profesiones.

Normas