La idea de dos chavales de bachillerato que compró Intel

Centros de enseñanza muestran en SIMO las posibilidades de la metodología 'maker' en la educación

Espacio maker
Espacio maker del colegio SEK-Ciudalcampo.

Hace un año, dos estudiantes del colegio SEK-Ciudalcampo, en San Sebastián de los Reyes (Madrid), que entonces cursaban primero de bachillerato, crearon un dispositivo que permite a los familiares de enfermos de alzhéimer hacer un seguimiento a distancia y en tiempo real de las constantes vitales del paciente (pulsaciones, humedad en la ropa) y de su ubicación (si se encuentra dentro o fuera de casa).

La idea gustó al fabricante de microprocesadores Intel, que la compró por una cantidad no revelada. Los jóvenes cursan este año segundo de bachillerato y siguen desarrollando nuevos gadgets como este en el maker space del colegio.

Las actividades maker, corriente cultural que promueve el uso artesanal y combinado de tecnologías y softwares de código abierto para fabricar nuevos dispositivos, están encontrando cada vez mayor cabida en las aulas españolas.

Por eso, SIMO dedicará a proyectos de este tipo el espacio SIMO Educación Makers, en el que docentes y estudiantes de distintos centros mostrarán los aparatos que han fabricado con paquetes de robótica, electrónica o impresoras 3D, a fin de que otros profesores conozcan las posibilidades pedagógicas que estas tecnologías ofrecen.

“Los espacios makers contribuyen a que los alumnos aprendan a resolver problemas de forma multidisciplinar, a trabajar en equipo y a pensar tal y como lo haría un diseñador [design thinking]”, afirma Mercedes Redondo, directora de esta área en SEK-Ciudalcampo. El colegio organiza este tipo de actividades desde infantil hasta bachillerato de manera curricular, a través de la asignatura de Tecnología, y extracurricular.

Normas