Cuenta de resultados

Vodafone revisa a la baja el valor de sus activos en España en 2.900 millones

Sufre una dura caída de ingresos y rentabilidad tras la guerra del fútbol

El ebitda ajustado cae un 27% en su primer semestre fiscal

Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, en la presentación de los resultados de hoy.
Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, en la presentación de los resultados de hoy.

Vodafone ha revisado a la baja el valor de sus activos en España (impairment) en 2.900 millones de euros, al estimar que los flujos de caja futuros frente a las tasas de inversión serán inferiores. La teleco ha tomado una decisión similar en otros mercados como Rumanía e India.

El grupo Vodafone, además, ha dejado de reconocer activo fiscal diferido en España por un importe de 1.048 millones de euros, como consecuencia de una nueva evaluación de las previsiones, que ha dado lugar a una menor generación de caja futura, lo que impedirá a la empresa registrar beneficios suficientes para poder contabilizar esos créditos fiscales. 

Vodafone España hecho su primer examen ante los inversores tras la guerra del fútbol de este verano, iniciada tras su decisión de no adquirir los derechos televisivos de la Champions League ni de El Partidazo, y que provocó una guerra de promociones por parte de rivales como Telefónica y Orange para robar clientes. Así, Vodafone España acaba de anunciar que los ingresos por servicios bajaron un 4,7% en su primer semestre fiscal, concluido a final de septiembre, hasta 2.205 millones de euros. En el segundo trimestre, entre julio y septiembre, con la guerra promocional en su punto más caliente, los ingresos por servicios bajaron un 7,2%.

“Excluyendo el impacto de la reducción de los costes de terminación móvil, el descenso de los ingresos por servicio habría sido del 3,5% en el semestre y del 6,0% en el trimestre”, ha precisado la teleco en un comunicado.

Los ingresos totales alcanzaron los 2.421 millones de euros en el semestre, un 3,2% menos en términos orgánicos, mientras que en el segundo trimestre descendieron un 4,8% hasta 1.206 millones.

En términos de rentabilidad, el ebitda ajustado bajó un 27% hasta 542 millones de euros en su primer semestre fiscal. La empresa ha reconocido que el margen de ebitda descendió 7,5 puntos porcentuales en el semestre frente al mismo periodo del año anterior hasta el 22,4%.

Vodafone España ha precisado que el descenso del ebitda se debió a los menores ingresos, los mayores costes de adquisición y retención derivados de la batalla comercial, el crecimiento de los costes de acceso mayorista a la red de fibra y el aumento del precio del fútbol en la temporada 17/18 respecto a la 16/17. “La decisión de no adquirir El Partidazo y las Competiciones Europeas comenzará a tener un impacto en las cuentas de la compañía en los próximos meses. Inicialmente la reducción de costes será pequeña, pues Vodafone seguirá ofreciendo esta temporada 8 partidos de La Liga Santander. El impacto completo de la reducción de costes se recogerá en las cuentas de la compañía a partir de septiembre de 2019”, ha precisado la teleco.

La compañía señaló que los nuevos negocios de la Unidad de Negocio de Empresas crecieron con fuerza en el segundo trimestre, un 15,3%.

Según Vodafone, la actividad comercial estuvo condicionada por la guerra de fútbol, pero aun así mostró resiliencia. Así, la empresa ganó 35.000 clientes de telefonía móvil de contrato, y 32.000 de fibra en el semestre (aunque registró un descenso de 5.000 clientes en este ámbito en el segundo trimestre).

El mayor varapalo se produjo en el negocio televisivo. Así, Vodafone perdió 98.000 clientes en este ámbito, de los que 66.000 correspondieron al segundo trimestre. “Este descenso está en línea con la desconexión (neta) de 69.000 clientes de banda ancha fija en el segundo trimestre del año fiscal”, dijo Vodafone.

En su informe para los inversores, el consejero delegado del grupo, Nick Read, destacó las decisivas acciones comerciales y operacionales en Italia y España para responder a las condiciones competitivas que se viven en estos mercados.

En la presentación con inversores que ha seguido a la presentación de las cuentas, Vodafone ha defendido el reposicionamiento comercial en España, con los costes de transformación bajo control.

La teleco ha destacado que los derechos del fútbol no son rentables, indicando que su televisión se ha enfocado en el entretenimiento con el cine y las series. Según Vodafone, sin el fútbol registrará un ahorro de 240 millones de euros en el ejercicio 2020-2021 y de 150 millones en 2019-2020 (la empresa comienza su ejercicio fiscal en abril).

Además, ha defendido el posicionamiento de la marca Orange, logrando na estabilización de las portabilidades frente a Orange; un fortalecimiento de Lowi, su marca low cost, reduciendo las portabilidades frente a MásMóvil; y ha rediseñado el modelo operativo, con la llegada de la nueva marca Bit.

Coimbra

En una rueda de prensa posterior a la presentación de las cuentas, Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, ha defendido que su compañía ha hecho "lo correcto" cuando decidió no seguir comprando el fútbol y ha asegurado que a partir de 2019 se comenzarán a notar los efectos positivos en ahorro de costes.

El directivo, que volvió a asegurar que los derechos televisivos del fútbol no son rentables, afirmó que a partir de 2019 habrá un crecimiento significativo del Ebitda.

Además, ha negado que renunciar al fútbol suponga ser un operador de "bajo coste", en respuesta al consejero delgado de Orange España, Laurent Paillassot. De igual forma, dijo que la guerra del fútbol se ha acabado por el momento, si bien habrá que esperar a ver lo que ocurre en la próxima temporada.

Ante las preguntas sobre si la empresa prevé un ajuste de plantilla tras el empeoramiento de los resultados, Coimbra no ha querido hacer comentarios. 

Grupo

El grupo ha presentado resultados globales y en España. La acción de Vodafone sube un 7% en Londres, después de que su nuevo consejero delegado, Nick Read, anunciara un plan para recortar costes en 1.200 millones de euros hasta 2021, además de asegurar el pago de dividendo. No obstante, los títulos de Vodafone se dejan desde principios de año en torno a un 35%. 

El ebitda ajustado aumentó un 2,9% hasta 7.080 millones de euros en el semestre fiscal, que termina en junio.

Nick Read, en su primera presentación de resultados como consejero delegado tras sustituir a Vittorio Colao el pasado 1 de octubre, destacó que la reducción de deuda será uno de los objetivos principales de su gestión. La operadora está en proceso de compra de las filiales de Liberty Global en el centro de Europa (incluida Alemania), por cerca de 18.000 millones de euros. 

Entre otros planes, Vodafone ha decidido agrupar sus torres de telefonía móvil en una compañía virtual, mientras analiza posibles proyectos para mejorar la rentabilidad. Entre otras opciones, figura la venta, la entrada de algún socio y la mejora de la explotación al dar entrada en los emplazamientos a otras operadoras. Vodafone cuenta con 50.000 torres de telefonía móvil propias en el Viejo Continente, de las que cerca de 9.000 están en España. 

Normas
Entra en El País para participar