Riesgo para la unidad de mercado con el impuesto de las hipotecas

Los bancos se están planteando adecuar las condiciones de sus préstamos de vivienda a la fiscalidad de las comunidades donde se produzcan las operaciones

La nueva normativa que establece que el prestamista (el banco) es el sujeto pasivo del impuesto de actos jurídicos documentados en ls escrituras de los préstamos hipotecarios se puso ayer en marcha en la práctica en oficinas bancarias y notarías. Entre las consecuencias inmediatas y probablemente no deseadas de la nueva norma está una menor transparencia en los precios de las hipotecas. Sensibles ante las posibles acusaciones de repercutir el impuesto a los clientes (como por otra parte se hace en todos los sectores económicos), los bancos han preferido, al menos por ahora, dar menor visibilidad a sus ofertas y remitirse a la negociación personalizada de las condiciones. Pero además, surge el riesgo de que la diferente carga tributaria a asumir por las entidades se traduzca en distorsiones adicionales para la unidad de mercado.

Los bancos se están planteando adecuar las condiciones de sus préstamos hipotecarios a la fiscalidad de las comunidades donde se produzcan las operaciones. La distorsión puede aparecer tanto en términos de precio como de cantidad: si a los bancos les resulta más barato ofrecer una hipoteca, pongamos por caso, en Madrid que en Andalucía, podrán permitirse ofrecer mejores condiciones en la primera que en la segunda o, a igualdad de precio, tendrán más propensión a concederla en la comunidad con la fiscalidad más atractiva.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha advertido de que vigilará que no haya coordinación de los bancos para repercutir el impuesto. Pero la realidad es que, incluso en condiciones de competencia perfecta, el impuesto de las hipotecas se incorpora como un coste, modifica las curvas de oferta y demanda y lleva a un nuevo precio de equilibrio en función de la elasticidad de oferta y demanda. Por desgracia, ese nuevo equilibrio implica hipotecas más caras.

Normas
Entra en El País para participar