La banca podrá deducirse el IAJD hasta el 31 de diciembre de este año

Los bancos pagarán desde este sábado el impuesto sobre las hipotecas

Los préstamos a partidos políticos, Iglesia y Estado, estarán exentos

Imagen de una promoción de viviendas en Madrid.
Imagen de una promoción de viviendas en Madrid.

Los bancos tendrán casi dos meses de gracia para poder deducirse el pago del impuesto de las hipotecas en aquellas que concedan desde este sábado hasta que finalice el año. El Gobierno publicó el viernes en el BOE el real decreto ley que obliga a la banca a pagar Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), en lugar de los clientes. En el mismo texto, se detalla que a partir del 1 de enero los bancos no podrán deducirse el IAJD.

Concretamente, el Ejecutivo ha modificado el artículo 15 de la ley que regula el Impuesto de Sociedades en el que se especifican los gastos que no son fiscalmente deducibles por las empresas. Aquí se añade el supuesto de “la deuda tributaria del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, modalidad Actos Jurídicos Documentados y documentos notariales”.

El real decreto añade una disposición final primera que modifica la ley que establece que los efectos del cambio son para “los periodos impositivos que se inicien a partir de la entrada en vigor de este real decreto”. Según la Agencia Tributaria, el período impositivo, al cual se ha de referir la declaración del Impuesto sobre Sociedades, coincide con el ejercicio económico de cada entidad. Todos los bancos cotizados en España tienen como periodo impositivo el año natural, por lo que las entidades financieras ya no podrán deducirse el IAJD a partir del 1 de enero de 2019.

Esta medida concede casi dos meses de moratoria y contribuye a aliviar parcialmente a la banca del impacto de la no deducción de los gastos. Las hipotecas sobre viviendas formalizadas entre noviembre y diciembre fueron 63.000 en 2017, por un total de 9.000 millones de euros por lo que el volumen de gastos deducibles estará probablemente entre 100 y 180 millones de euros. Los cálculos de agencias de rating o de Gestha cifran la recaudación de este impuesto entre los 700 y los 1.100 millones. Asumiendo un tipo de gravamen del 25%, el alivio para la banca puede rondar los 25 o 50 millones de euros.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, justificó el viernes la urgencia de la aprobación del decreto ley, en el marco de la inauguración del Foro Iberoamérica en Madrid, como “una necesidad” de redistribuir más justamente la riqueza y “no alimentar los populismos”. Sánchez subrayó que en un Estado de derecho “las decisiones judiciales se acatan, gusten o no gusten”, pero el Gobierno y el Parlamento también pueden “cambiar leyes para que estén en consonancia con las preocupaciones sociales”.

Otro de los cambios que introduce el real decreto en la normativa fiscal hipotecaria es la exención del pago del ITPAJD a la banca en aquéllas operaciones en las que, hasta el momento, el pagador ya estaba exento legalmente. Así, la normativa exime a las entidades financieras de pagar el impuesto cuando los préstamos se concedan a ciertas entidades, entre ellas los partidos políticos, el Estado y la Iglesia Católica.

Hasta ahora, cuando estas instituciones formalizaban una hipoteca, nadie pagaba ese impuesto a las comunidades autónomas, porque les hubiera correspondido a ellas y estaban exentas. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, también defendió esta exención ya que “son entidades no lucrativas, declaradas de utilidad pública y no buscan un beneficio”.

Ante el coste que supondrá el pago del IAJD para la banca, las entidades ya están estudiando un rediseño en sus ofertas hipotecarias para atenuar un gasto con el que hasta ahora no contaban.
Fuentes del mercado aseguraron a CincoDías que se esperan movimientos al alza en las hipotecas en las próximas semanas, si bien las posibles subidas no serán “agresivas” dado que constituyen uno de los productos bancarios por excelencia y ayudan a fidelizar al cliente durante decenas de años.

Las mismas fuentes señalaron que la banca “aguarda” a posibles decisiones de la competencia antes de acometer cualquier movimiento al alza. El propio consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, declaró que “se deben estudiar los costes porque sino no haríamos una política prudente de concesión de crédito”.

Andalucía pide reformas

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, declaró que lo sucedido con el impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las hipotecas debe abrir “una reflexión urgente” sobre “la necesidad de resolver la incertidumbre” que generan para las comunidades autónomas los “impuestos cedidos”. “A veces no se tiene claro quién lo tiene que pagar, como es el caso del de las hipotecas, otras veces porque se discute el valor de la base imponible o en otros el hecho imponible en sí mismo y las personas se van a los tribunales”, añadió.

La Comisión Europea, por su parte, comunicó el viernes que no ve problemas “sistémicos” en el sistema judicial español que debieran inquietar a las instituciones europeas, descartando así que haya motivos de preocupación por la decisión final del Tribunal Supremo sobre el impuesto a las hipotecas. Y es que Bruselas tiene competencias limitadas en materia de Justicia, pero ellas incluyen tareas de vigilancia para garantizar que los sistemas judiciales funcionan adecuadamente en los Estados miembros.

Normas