¿Por qué caen tanto Acerinox y ArcelorMittal? Thyssenkrupp tiene la culpa

El gigante alemán pierde un 9% en Bolsa tras lanzar ayer un profit warning

En su caída arrastra al resto del sector

Banderas ondean al viento en las oficinas del gigante acerero gerrmano en Essen (Alemania).rn
Banderas ondean al viento en las oficinas del gigante acerero gerrmano en Essen (Alemania). REUTERS

Mal día para las acereras en Bolsa. Las cotizadas del sector siderúrgico están sufriendo fuertes castigos arrastradas por las fuertes ventas que sufre el gigante del sector en Alemania, Thyssenkrupp. El grupo alemán se desploma un 11% y cotiza en los niveles más bajos en más de dos años después de haber lanzado ayer un proft warning.

El gigante acerero alemán reduce sus estimaciones de crecimiento para el próximo año al tener que incrementar sus provisiones para asuntos legales ya que estaría siendo investigada por un problema de fijación de precios en su división de acero.

La compañía estima que el Ebitda se situará en 1.600 millones de euros a cierre de 2018, nivel que compara con 1.800 millones de euros estimado en agosto. En cuanto al beneficio estima 100 millones de euros frente a 271 millones alcanzados a cierre de 2017.

Para Thyssenkrupp, que en su día fue un icono del poder industrial alemán, la advertencia de menores beneficios agrava un año turbulento marcado por las dimisiones y pérdidas de ejecutivos en su división industrial. Según recuerda Bloomberg, en septiembre, la empresa anunció un plan para dividirse en dos después de meses de presión por parte de accionistas activistas descontentos con los beneficios de la empresa, la complicada estructura empresarial y la caída del precio de las acciones.

Los expertos de Bankinter recuerdan que no es la primera compañía que es investigada por este asunto. "Otras ya han sido investigadas como ArcelorMittal, Saarstahl, Schmidt + Clemens o Zapp Precision Metals", añade la firma de análisis.

Las caídas que está sufriendo Thyssenkrupp están contagiando al resto del sector en Bolsa. Así, Acerinox cae un 6% mientras que ArcelorMittal cede un 3%. Fuera de la Bolsa español, son fuertes los castigos de otras compañías del sector como Voestalpine, que pierde un 5%, Outokumpu, que cede un 6%; Salzgiter recorta un 6,6% mientras SSAB cae un 3,6%. 

Fuerte correctivo para la española

Acerinox es uno de los valores más penalizados hoy de la Bolsa española -compite por el peor puesto del Ibex con BBVA que sufre su particular vía crucis por noticias que llegan desde México, su principal mercado-. El grupo acerero español pierde un 6% y cae a 9,36 euros, el nivel más bajo visto desde junio de 2016. 

El pasado 26 de octubre, el valor ya encajó un correctivo del 8,29% a raíz de la publicación de los resultados de los nueve primeros meses del año. Entre enero y septiembre, Acerinox ganó 221 millones de euros un 40% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, gracias al "buen comportamiento del mercado americano". Sin embargo, la compañía admitió que espera "una menor actividad en el cuarto trimestre" debido a las incertidumbres macroeconómicas y la bajada de los precios de las materias primas.

Para todo el ejercicio, las previsiones de Acerinox apuntan a unos beneficios más altos que los registrados en 2017. En cuanto a los resultados trimestrales, la empresa siderúrgica cerró el tercer trimestre del año con unos beneficios de 83 millones de euros batiendo así las previsiones del consenso de Bloomberg que apuntaba a ganancias de 76,4 millones de euros. El Ebitda (beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones) alcanzó los 154 millones de euros frente a los 150 millones esperados por el consenso.

Hoy además, BofAML ha recortado el precio objetivo de Acerinox hasta 5,4 euros y además ha rebajado la recomendación desde neutral a infraponderar. Sin embargo no todo son malas noticias para Acerinox. Renta 4 ha decidido incluir a la compañía en su cartera de cinco grandes valores.

"Pensamos que las medidas de salvaguarda adelantadas por la Comisión Europea en julio serán efectivas en la necesaria reducción de importaciones de material al mercado europeo (actualmente en niveles históricos del 30%) y que impulsarán unos precios que se encuentran en niveles deprimidos (por debajo de los mínimos de la crisis de 2008-2010) a pesar del buen entorno de la demanda final", explican desde la firma de análisis.

Normas