El comercio se prepara para un Black Friday que crecerá a mitad de ritmo

Las ventas en estos días de descuentos crecerán en torno al 10%, frente al 23 de 2017

Esta semana de compras se ha consolidado como la más importante del año en España

Ofertas Black Friday 2018
Viandantes pasan por delante de un escaparate que anuncia descuentos con motivo del Black Friday.

En apenas un lustro se ha convertido en la semana más importante del año para el comercio en España. El Black Friday, el día de descuentos nacido en EE UU que se ha transformado en una semana de promociones en todas las categorías de producto, y de todo tipo de comercios, llegará en la semana del 19 de noviembre con buenas expectativas en el sector, aunque no se espera un crecimiento de ventas tan espectacular como en los últimos años.

La cifra de consenso entre las fuentes consultadas sitúan el aumento para este año en un entorno de entre el 10% y el 15%, frente al 23% del año pasado, según los datos de la consultora de estudios de mercado GFK. American Express calcula que el gasto medio será de 89 euros, un 9% más.

Dos motivos explican este menor ritmo de crecimiento. El primero, la incertidumbre económica y, como consecuencia, de los consumidores. Según los últimos datos de Eurostat, el comercio minorista ha reducido sus ventas un 1,5% entre enero y septiembre respecto al mismo periodo del año pasado.

El otro efecto es la propia consolidación del Black Friday. “Es un fenómeno con aceptación, se ha asentado, y no todos los años las ventas pueden crecer un 25%”, explican desde la patronal de las grandes superficies, Anged. Esta, que aglutina a cadenas como El Corte Inglés, Carrefour o Media Markt, espera un buen Black Friday como anticipo de una buena campaña de Navidad.

El pequeño comercio también se sumará a las promociones, con descuentos de entre el 20% y el 30% aunque, como dicen desde la Confederación Española del Comercio (CEC), por una cuestión de necesidad: “El Black Friday no es tan rentable para el pequeño comercio como para las grandes superficies. Se hace más por necesidad para dar salida al stock, porque el año ha sido malo”, apuntan, reconociendo que confían en una mejora de las ventas en las próximas semanas, aunque sea a costa del margen.

El viernes negro ha multiplicado su importancia en el ecosistema comercial. Es la semana en la que se hacen más compras: representan el 8% de lo que se vende en todo el año en España, y son un 322% superiores a las que se registran en la semana previa, según los cálculos de GFK, que reflejan que en el Black Friday se aglutinan el 25% de las compras navideñas de productos de tecnología del hogar, como televisiones, smartphones o consolas.

Ese porcentaje apenas era del 9% en 2012, y ha desplazado a la semana de Reyes, históricamente la que mayor compras registraba.

Más envíos
Además, los consumidores aprovechan el Black Friday para comprar los productos de más valor gracias a los descuentos que disfrutan. El precio medio en esta categoría es de 172 euros, por 158 el resto del año, y el 33% se compra por internet, frente a la cuota del 4,5% que tiene este canal en el conjunto del comercio.

Esto tiene su consecuencia directa en una mayor actividad logística. “Según nuestras previsiones, las empresas de paquetería moverán una media de 2,2 millones de paquetes diarios durante las semanas posteriores al Black Friday” explica el secretario general de la patronal logística y de transporte UNO, Francisco Aranda.

“Esta cifra representa un crecimiento del 10% respecto a la edición anterior, pero supone un frenazo en los incrementos de los últimos años, en los que se habían llegado a duplicar los volúmenes de entregas”, prosigue, para añadir que sus previsiones “reflejan una ralentización del incremento del volumen de venta y un frenazo del consumo”.

Aunque los tecnológicos suelen ser los productos más demandados, pocas categorías no aprovechan ya el Black Friday para atraer clientela: juguetes, muebles, productos para el hogar... Hasta los operadores móviles. Algunos como Symio o Amena ya anuncian rebajas en los smartphones que comercializan.

Pero si hay un sector que puede compensar un año que no ha sido especialmente bueno es el textil. Solo la llegada del otoño ha animado las ventas, gracias a que el frío y las lluvias no se han hecho esperar. Después de un mal mes de septiembre, en el que las ventas cayeron un 3,1%, octubre cambió la dinámica con un crecimiento de 9,1%, el mayor del año.

“La climatología y el Black Friday ayudarán a mejorar las ventas del año pasado en noviembre y diciembre, que no fueron muy espectaculares”, explica el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola, que anticipa descuentos menos agresivos debido a que hay menos stock por vender. “Los del año pasado fueron espectaculares”, recuerda.

“El consumidor tiene el Black Friday en su agenda. Las ventas estarán un poco paralizadas hasta que lleguen los descuentos, pero vemos que la gente está dispuesta a comprar y, si no pasa nada grave, ayudarán a mejorar el balance del final del año”, añade Zamácola.

Desde una de las principales firmas del sector, Tendam (antigua Cortefiel), constatan el incremento de facturación que provoca este periodo promocional “tanto en la tienda física y, en mayor medida aún, en la virtual”. Fuentes de la compañía esperan “una buena campaña de Black Friday para nuestras marcas. Estas iniciativas, como el Cyber Monday [el lunes 26 ] son beneficiosas tanto para el consumidor como para el sistema”.

El Día del Soltero, el fenómeno chino que está por llegar


Récords. El Black Friday, una tradición estadounidense, ha calado en España, pero su dimensión está lejos de la que ha adquirido el llamado Día del Soltero, una celebración que se conmerora cada 11 de noviembre y que el gigante chino de internet, Alibaba, ha convertido en una especie de Black Friday asiático. Durante este fin de semana, esta compañía ha vendido productos por valor de 27.330 millones de euros, un 22% más que el año anterior, y más que el Black Friday, el Cyber Monday y el Día de acción de gracias juntos en EE UU.

Normas