Haya Real Estate reactiva su salida a Bolsa

La gestora de activos inmobiliarios estudia la compra de Solvia y Altamira

Rothschild , Citi y JP Morgan trabajan con una tasación de 1.200 millones

Haya Real Estate reactiva su salida a Bolsa pulsa en la foto

Una de las salidas a Bolsa prevista para este año se ejecutará el próximo, previsiblemente en la ventana que arrancará en mayo. La losa que pesaba sobre Haya Real Estate, el final de su megacontrato con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), está casi despejada. Se firmó en enero de 2015 y vence en diciembre de 2019, pero fuentes financieras dan por hecha su renovación. Sareb, eso sí, pagará menos comisiones al gestor de activos inmobiliarios (servicer, en la jerga). La tasación de la firma de cara a su estreno en Bolsa ronda los 1.200 millones de euros.

Sareb puso en venta el pasado mayo activos por unos 23.500 millones entre crédito promotor y ladrillo puro y duro. Suponen el 60,6% de los 38.795 millones con los que contaba Haya a cierre del pasado junio.

Esto provocó el pánico en los inversores de sus bonos, cuya rentabilidad llegó a dispararse al 8,5% (véase gráfico), y puso en duda su salida a Bolsa este año, como publicó CincoDías el 4 de junio. Ahora, el rendimiento de la deuda se sitúa por debajo del 7%. Haya ha fichado a Rothschild de asesor jefe de la salida a Bolsa y a Citi y JP Morgan de coordinadores.

Caídas en Bolsa de su competidor

En los mercados europeos solo existe un comparable a Haya, el italiano DoBank. En los últimos 12 meses sus títulos han caído un 33%, hasta los 9,3 euros por acción. Ha subido, eso sí, un 6,3% desde los mínimos históricos que marcó hace dos semanas. DoBank vale en Bolsa 744 millones, 9,7 veces los 76,9 millones el ebitda en 2017. Conforme a esta ratio, Haya, que ganó 146, valdría más de 1.400 millones, si bien habría que restar su deuda neta, de 460 millones a 30 de junio.

Pero el pasado verano el denominado banco malo decidió suspender esa operación y optar, en todo caso, por ventas más pequeñas. Así, la firma controlada por Cerberus gestionaría esos activos al menos hasta finales del próximo año. Las fuentes consultadas señalan que, una vez descartada la desinversión, las negociaciones entre Sareb y Haya avanzan a buen ritmo y que la posibilidad de que el contrato se prolongue superan el 90%. Salvo un cambio de opinión de última hora, ambas entidades anunciarán la ampliación del acuerdo antes del 30 de junio de 2019. Una portavoz de Sareb matiza, sin embargo, que aún no se ha tomado una decisión. Un portavoz de Haya explica que no hay novedades al respecto del contrato con Sareb  y que, en todo caso, la duración del contrato está estipulado hasta diciembre de 2019. . 

Los flecos que quedan versan sobre las comisiones que Sareb deberá pagar a Haya. A cambio, el servicer no tendrá que abonar ninguna cantidad inicial (upfront payment, en la jerga), como sí hizo al inicio del contrato por 235 millones.

Fuentes financieras dan por hecha la renovación del acuerdo de gestión de activos por valor de 23.500 millones

La otra cuestión que debe resolverse en paralelo a la salida a Bolsa es una posible consolidación. Sabadell ha puesto a la venta su gestor, Solvia, por unos 400 millones, con Cerberus (primer accionista de Haya) como principal interesado. De hecho, Cerberus ya ha adquirido el 80% de activos inmobiliarios de Sabadell con un valor en libros de 9.100 millones de euros. También Santander y Apollo están en proceso de venta de Altamira, y Haya estudia también posibles opciones de negocio fuera de España.

Además de los activos de Sareb, Haya Real Estate gestionará previsiblemente la mayor parte de los activos que BBVA ha vendido a Cerberus por unos 4.000 millones de euros (alrededor de 13.000 millones de valor contable). Está ya pactado además que Haya Real Estate gestione los futuros flujos de ladrillo tóxico de BBVA. Haya también sumará a sus activos de 650 millones de valor en libros, comprados por Cerberus a CaixaBank: la cartera denominada Ágora.

Hasta que se amplíe el importe de activos gestionados, ya se computan los de Bankia, gracias a un contrato firmado en mayo y que suma 5.532 millones, Cajamar (5.925), Liberbank (2.857) y otras firmas (981). Entre enero y junio, Haya ingresó 130,2 millones, de los que convirtió en ebitda 64,9 millones. El jueves 15 de noviembre publicará sus cuentas a cierre de septiembre.

Normas