Los bancos mantienen sus fuertes alzas tras el anuncio de Moncloa

Logran avances de hasta del 4,4%, las mayores del sector en Europa

Solo Santander recupera los niveles previos al 18 de octubre

supremo hipotecas

La banca ha logrado fuertes subidas después de que ayer el Tribunal Supremo corrigiese su propia doctrina para dictaminar que el impuesto que grava las hipotecas es responsabilidad del cliente. Hoy CaixaBank  ha subido el 4,38%; Sabadell, un 2,5%; Bankinter, un 2,42%; y Santander, un 2,41%, Mientras Bankia y BBVA se han anotado un 1,79% y un 1,73%, respectivamente. Fuera del Ibex, Liberbank ha avanzado el 5,33% y Unicaja, se desinfla con un alza del 1,23%. Los bancos españoles son hoy los que más suben en Bolsa en Europa.

Comenzaron el día con notables subidas, hasta el punto de que, con la excepción de Bankia, todos lograban en los primeros compases de sesión recuperar lo que habían perdido desde que el 18 de octubre el Supremo dictaminase que el impuesto hipotecario corre a cargo de los bancos. Aunque el tribunal salió al paso de su propia decisión al día siguiente, mitigando el castigo, el riesgo de que la sentencia abriera la puerta a reclamaciones pasadas ha lastrado al sector. La decisión final del Supremo de que el cliente siga asumiendo el coste del impuesto de las hipotecas ha sido un alivio para las cotizaciones, que se han moderado después. El anuncio de Pedro Sánchez de que el impuesto correrá a partir de ahora a cargo de la banca no ha alterado el rumbo alcista de las cotizaciones, pero sí ha dado al traste con la recuperación de los niveles previos al 18 de octubre.

El 17 de octubre, BBVA cerró a 5,3 euros (ahora está a 5,24) y Santander, a 4,26, y es el único que sí supera ese nivel al cotizar en los 4,31 euros. Bankia se paga a 2,90 euros por título, frente a los 3,13 del día previo a la sentencia inicial del Supremo, mientras que Sabadell está a 1,21 euros frente a los 1,26, y CaixaBank, a 3,72 euros frente a los 3,81 de entonces. También Bankinter cotiza por debajo, en los 7,52 euros, frente a los 7,85 previos a la primera decisión del Supremo.

En juego había mucho dinero. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, apuntó que las comunidades autónomas (a quienes está transferido el impuesto) deberían devolver a los clientes 5.000 millones en caso de una sentencia en sentido contrario que forzase el reembolso de lo abonado indebidamente los últimos cuatro años (periodo sujeto a revisión tributaria). Los cálculos en caso de una retroactividad total (que se devolviera todo lo pagado desde que se redactó la ley) apuntaban a los 16.000 millones.

La sentencia publicada es la más favorable para la banca, si bien el sector contaba, como mal menor, con abonar el impuesto para las nuevas operaciones. Es precisamente lo que sucederá a raiz de la decisión del Gobierno, anunciada hoy por Pedro Sánchez, de establecer a través de un real decreto que sean los bancos quienes asuman el pago del impuesto. El ejecutivo ni siquiera va a esperar a la modificación de la ley hipotecaria, que todavía está en tramitación parlamentaria después de que España haya incumplido reiteradamente los plazos para la transposición de la directiva comunitaria, estando a un paso de ser sancionada por ello. Esta nueva ley limitará en gran medida la manga ancha con la que la banca ha operado en el mercado hipotecario.

"Se despejan así las incertidumbres surgidas y se garantiza la estabilidad del marco jurídico en el mercado hipotecario", explican desde el departamento de análisis de Bankinter que añaden que "se llega así al desenlace constructivo por el que hemos apostado y que hemos reflejado en nuestras carteras modelo españolas donde hemos incrementado el peso del sector, en especial en Bankia y Santander (ambas en nuestra cartera modelo de cinco valores) pero también en Caixabank".

En esta línea, MacroYield añade que "se evita la especulación de hasta dónde habría que mirar hacia atrás para un posible efecto retroactivo de la sentencia. Esto supone un alivio muy relevante para la banca española", explica la firma.

En Mirabaud se muestran más escépticos y aseguran que la decisión del Supremo no es el punto final a la incertidumbre sobre el impuesto de las hipotecas. Apuntan a la posibilidad de que el asunto acabe incluso en el Tribunal Europeo. Recuerdan además que la banca española afronta un riesgo añadido en las hipotecas referenciadas al índice IRPH que, según el banco suizo, le podría suponer un desembolso de hasta 10.500 millones de euros. El Supremo avaló su uso y rechazó que tuviera carácter abusivo pero la Comisión Europea ha hecho una serie de observaciones en las que sí defiende el carácter abusivo de esta alternativa al euríbor. 

Normas