Grifols divide a los inversores entre la euforia y la prudencia

Ha sorprendido con el éxito de su ensayo contra el alzhéimer pero debe dar detalles que justifiquen la expectativa de mayores ingresos

Los resultados que publica el lunes, y que se prevén positivos, serán la ocasión para prolongar las alzas

Grifols pulsa en la foto

Sorpresa. Y muy positiva. Es la reacción que ha provocado entre los analistas el avance de Grifols en uno de sus estudios clínicos contra el alzhéimer. La compañía ha cerrado la semana con una subida del 10%, que le permite recuperar un alza anual del 5,3%, y con una avalancha de informes favorables. Grifols ha conseguido demostrar “con significativa estadística” la eficacia de un tratamiento “para ralentizar la progresión del alzhéimer, en pacientes en estadio moderado”, según explicó a la CNMV.

El ensayo, denominado Ambar (Alzheimer Management by Albumin Replacement), consiste en la extracción periódica del plasma del paciente mediante una técnica denominada plasmaféresis y su sustitución por una solución de albúmina, una proteína plasmática.

“Los resultados son prometedores, y las noticias muy positivas para Grifols, especialmente porque el mercado no las esperaba”, explica Isabel Carballo, de BBVA. La analista establece un precio objetivo de 27,51 euros para las acciones clase A –las ordinarias y que forman parte del Ibex–, lo que supone una revalorización del 6,9% sobre el precio actual, y de 23,38 euros para las B –sin derechos de voto–. “Incluimos un 25% de posibilidades de éxito del proyecto, o 2,3 euros por título”, comenta. La entidad ha elevado el consejo a sobreponderar al considerar que “es una interesante oportunidad de inversión por los esperanzadores resultados clínicos”.

Para Citi también se ha abierto un catalizador positivo para el laboratorio catalán que se puede reforzar con los resultados del tercer trimestre, que se conocerán este lunes. “Los ingresos y los márgenes probablemente sorprendan positivamente”, explican. “Recomendamos comprar. Grifols tiene una posición atractiva en un oligopolio de crecimiento estructural con altas barreras de entrada”, explican. Sitúan el precio en 31 euros.

Pero los analistas también contemplan riesgos. El banco estadounidense los centra en el éxito de ejecución del plan de inversiones en activos productivos (invertirá 1.200 millones hasta 2020 para ampliar y construir nuevas plantas) y su aprobación regulatoria; la competencia en la comercialización de albúmina, y cualquier dificultad que pudiera surgir durante la recogida y procesamiento del plasma. Asimismo, detalla algunos problemas inherentes al sector, como una posible expansión en asistencia sanitaria por debajo de lo esperado en los mercados emergentes o el aumento significativo de productos recombinantes, especialmente para nuevas proteínas, que podría reducir mucho la demanda en aquellos relacionados con el plasma.

Por su parte, Mirabaud reconoce que los resultados del estudio “son muy positivos para la propia compañía y para la industria”, pero considera que “es demasiado pronto para plasmar conclusiones significativas”. “Todavía hay un largo camino de investigación por delante”, añade. “Ahora el mercado está preocupado por el riesgo a largo plazo de posibles productos sustitutivos”, concluyen los expertos. Mirabaud mantiene el consejo de comprar con un precio objetivo de 29 euros.

Berenberg se muestra igualmente prudente hasta conocer los resultados finales del ensayo Ambar, previsiblemente en la primavera de 2019. Aun así, apunta que la información conocida “es lo suficientemente alentadora como para impulsar una demanda de la albúmina a largo plazo”. Establece un precio objetivo de 28,30 euros con recomendación de comprar.

BNP Coincide en que quedan muchas incógnitas por resolver, como la confirmación de la efectividad de la terapia, por lo que considera “extremadamente difícil” valorar el último éxito. Sin embargo, opina que “la oportunidad a largo plazo supera la amenaza remota de las terapias FcRn que ha pesado en las acciones desde junio”. Grifols acumulaba una caída superior al 20% desde el verano después de que varios informes apuntaran que el desarrollo de la tecnología FcRn (un tipo de terapia para combatir enfermedades del sistema inmunológico) supone una amenaza para las ventas de inmunoglobulina de Grifols.

Los analistas coinciden en que una de las consecuencias directas del éxito del estudio Ambar sería será el aumento de las ventas de Albutein (albúmina), que supone un 11% de los ingresos del grupo. Pero también esperan nuevos detalles. De hecho las recomendaciones del consenso de Bloomberg se dividen entre un 46,4% de consejo de compra y un 42,9% de mantener.

Crecimiento bursátil y empresarial

Salida a Bolsa. Grifols se estrenó en Bolsa el 17 de mayo de 2006 mediante una OPS. El precio de partida fueron 4,4 euros y el primer día de cotización subió el 16%. Su valor en Bolsa actual supera los 17.400 millones, frente a los 937 millones de capitalización inicial.

Sostenibilidad. El pasado julio la empresa fue incluida en el índice de sostenibilidad FTSE4Good global, de Europa y del Ibex. En estos índices se incorporan compañías que demuestran prácticas de gestión sólidas en materia medioambiental y gobierno corporativo.

Dividendos. Ha pagado un dividendo récord con cargo a los resultados de 2017 por un importe global de 265,1 millones de euros (0,38 euros brutos por acción), que supone un incremento del 21,5% frente a 2016. Mantiene un pay out del 40%. El 4 de diciembre pagará 0,20 euros por título.

Compras. Grifols ha sido siempre muy activa en adquisiciones. Una de las primeras y más importantes que ha realizado ha sido la de Talecris en 2010, que la convirtió en aquel momento en el tercer mayor fabricante del mundo de hemoderivados sanguíneos.

Normas