Chevrolet eCOPO Camaro, 100% eléctrico y con 700CV

Chevrolet eCOPO Camaro, 100% eléctrico y con 700CV

Uno de los deportivos americanos más icónicos abraza también la electricidad

El coche eléctrico es ya una realidad, y poco a poco va poblando nuestras calles con modelos para todos los gustos y bolsillos, aunque en general, estos últimos deben ser ciertamente generosos. Muchos pensaban que los coches eléctricos no podrían superar el embate de un motor de combustión, en cuanto al rendimiento, pero se ha demostrado, como en el caso de los Tesla, que un coche eléctrico puede ser tan potente o más que uno con motor de combustión. Y eso es lo que han debido pensar en Chevrolet, después de haber presentado su nuevo eCOPO Camaro, una variante de su deportivo completamente eléctrica.

700CV de potencia al instante

Esta es la potencia con la que cuenta esta nueva versión del Chevrolet Camaro. Este modelo, siempre se ha asociado a la cultura de los Muscle Car, con enormes motores V8 de gasolina que en sus versión más modestas solían superar con holgura los cinco litros de cubicaje. Pues bien, ahora, con este motor eléctrico, puede disfrutar de un par de 814Nm, lo que unido a su enorme potencia, nos da como resultado un coche endiabladamente rápido.

Camaro eCOPO
Este es el primer Camaro 100% eléctrico

Chevrolet ha colocado las baterías de este nuevo Camaro en la parte trasera, debajo del maletero, por una buena razón. Ya que este coche ha sido diseñado para competir en carreras de aceleración, por lo que la distribución de pesos con mayor protagonismo en la parte trasera es uno de los puntos más importantes. De hecho desde la marca aseguran que puede recorrer un cuarto de milla en sólo 9 segundos. Chevrolet ha recalcado que el motor de este eCOPO puede adaptarse de una manera más o menos sencilla a coches de calle.

Es evidente que esta podría ser la “primera piedra” para que Chevrolet se lance al mercado eléctrico de lujo y altas prestaciones, anticipando el lanzamiento de un Camaro eléctrico en su gama comercial. Sin duda tendría todo el sentido, sobre todo tras ver la enorme popularidad que están alcanzando los Tesla en las Drag Race, las carreras de aceleración. En las que los coches de gasolina más potentes han comprobado cómo la aceleración de los Tesla de momento no tiene respuesta.

Normas