Economía

La AIReF prevé un crecimiento del 0,7% para el tercer trimestre y que se desacelere al 0,6% en el cuarto

Estima una evolución del 0,65% para el tercer trimestre y del 0,63% para el cuarto tras los últimos datos de la EPA

Augura un crecimiento superior al registrado en el segundo trimestre

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá,
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá,

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) prevé un alza trimestral de la economía española del 0,7% en el tercer trimestre, si bien contempla una desaceleración de una décima en el último trimestre del año, hasta el 0,6%, de acuerdo con la última actualización de su modelo 'Mipred', que pronostica la tasa de crecimiento en tiempo real.

En concreto, estima una evolución del 0,65% para el tercer trimestre y del 0,63% para el cuarto trimestre después de los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados el jueves, que reflejaron que el paro bajó en 164.100 personas en el tercer trimestre del año, lo que supone un 4,7% menos que en el trimestre anterior, hasta situarse el total de desempleados en 3.326.000 personas, su cifra más baja desde finales de 2008.

De esta forma, la Autoridad Fiscal augura un crecimiento superior al registrado en el segundo trimestre, ya que, según los datos confirmados por el INE, la economía española creció el 0,6% en el periodo abril-junio, al igual que en el primer trimestre, una décima menos que en los trimestres
precedentes -de 2017-, por la moderación del consumo y la disminución de importaciones y exportaciones.

El INE publicará este miércoles su avance de PIB correspondiente al tercer trimestre. De crecer la economía un 0,7% sería por tanto el crecimiento más alto este año, una décima más que lo registrado en los dos primeros trimestres tras la revisión al 0,6% realizada por el INE para el primer trimestre.

A nivel interanual, la AIReF pronostica un crecimiento del 2,6% en el tercer trimestre y del 2,5% en el cuarto trimestre. La aportación de la demanda nacional será de tres puntos entre julio y septiembre, mientras que la demanda externa restará cuatro décimas. En el cuarto trimestre se agudizará esa tendencia, ya que la demanda nacional aportará 3,3 puntos de PIB, mientras que la demanda externa restará ocho décimas.

En cuanto al empleo, el número de ocupados en términos de EPA aumentará un 2,8% en el tercer trimestre, según las previsiones de la AIReF, que augura un crecimiento aún mayor en el último trimestre del año, del 2,9%.

Déficit y plan presupuestario 

El organismo, que ha avalado el plan presupuestario del Gobierno, cree que España cerrará este año con un déficit del 2,8% del PIB, una décima más que lo estimado por el Ejecutivo, mientras que ve "factible" alcanzar la previsión del 1,8% el próximo año.

Respecto al plan presupuestario, la AIReF ve sobreestimada en 300 millones la previsión del Gobierno de los gastos, si bien cree que se podría cumplir más o menos la estimación de más de 7.178 millones de euros si finalmente el Gobierno, como así se lo ha hecho saber al organismo,
aprueba una subida de las bases máximas de entre el 10% y el 12%. Sin esa medida, los ingresos podrían quedar entre 600 y casi 2.000 millones por debajo del cálculo del Ejecutivo.

La senda de déficit del Ejecutivo de Pedro Sánchez contempla unos objetivos del 2,7% este año, del 1,8% el próximo y del 1,1% y el 0,4% para 2020 y 2021, respectivamente, aunque dicha senda no ha sido aprobada aún tras haber sido rechazada por el Congreso en julio.

En caso de que finalmente no quede fijada la nueva senda, permanecerá la senda de estabilidad presupuestaria del Gobierno de Mariano Rajoy, que contemplaba un déficit del 2,2% para este año, el 1,3% para 2019, del 0,3% para 2020 y superávit en 2021.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha advertido en varias ocasiones de que de los 6.000 millones de euros adicionales que habría con la nueva senda de déficit para este año, solo 1.000 millones afectan al Estado y los otros 5.000 se reparten a partes iguales entre las comunidades y la Seguridad Social, de forma que el Gobierno puede "absorber" con esos 1.000 millones modificando la fiscalidad, a diferencia de lo que sucedería con los 5.000 millones del resto de administraciones.

Normas